Wunala Dreaming

31 julio 2006

Cuestión de preferencias

Filed under: Leisure — Patrick Ryan @ 20:49

Hoy cuando iba camino al trabajo iba pensando en ésta entrada. Es sobre un accidente de bici, y al regresar del trabajo anduve cerca de tener uno con el coche. Un camión cargados de placas de espuma (parecida a la que se utiliza para embalar electrodomésticos o aparatos electrónicos) empejo a perder carga, y las placas iban volando por el autopista, y me tragué una de ellas, sin daño alguno, pero el susto no te lo quita nadie.

PatrickBikeA lo que iba, ésto paso hace casi 10 años. Por aquella época quedaba con un colega del instituto los sábados por la mañana con la Mountain Bike a hacer algunas pistas forestales. Ése sábado, era un 2 de noviembre, día de todos los santos (festivo, vamos). Quedamos delante del instituto, en vez de en su casa, y desde allí fuimos hasta donde solíamos ir siempre.

En medio de la subida tomamos un camino alternativo, y al llegar arriba y comenzar el descenso. Bueno algo pasó y el caso es que yo acabé con un corte cerca del ojo, con la muñeca rota y con una conmoción cerebral. Mi colega no salió mucho mejor parado, la clavícula pasó a ser un puzzle de 7 u 8 piezas, el médico que le tocó, a buen seguro desde ése día no tiene problemas para jugar al Tetris.

Y debió pasar un buen rato hasta que no llegó más gente, claro de aquéllas el teléfono móvil no existía de la misma forma que hoy. Tirado yo en el suelo, sangrando como un cerdo el día de San Martín (que no San Benito) y él intentando sondear cual era mi estado: “Patrick, si me escuchas aprétame la mano“, quién sabe, yo igual le escuchaba, pero con la muñeca fracturada, poco iba a apretar.

Finalmente acabó llegando un aeropuerto que me llevó hasta el Parc Taulí (Hospital de Sabadell). A todas esas yo estaba más pallá que pacá. Antes de subir al helicóptero iba preguntando “pero mi amigo ¿como está?” y probablemente ni me enteré de la contestación. Que te suba a un helicópero en camilla es una experiencia única, te insertan por la compuerta trasera del helicóptero, y la sensación que tienes es que te están metiendo en el ataud; terrible.

Y entrado en el Hospital, yo seguía atontado perdido. Sólo recuperé un poco la conciencia cuando me tuvieron que poner anestesia para darme puntos al lado del ojo. Le tengo PÁNICO a las agujas, así que eso reactivo mis energías para rebelarme en contra. Otro momento estelar fue cuando empezaron a moverme la muñeca para encajar los huesos y enyesarla ¡cómo duele!.

Supongo que si en algún momento he sido tremendamente feliz, fue en ésas horas en las que estuve montado a caballo entre el mundo de los sueños y el de la realidad. Estando más en aquel que en éste. Por lo visto parecía estar consciente, me dedicaba a cantar y en el momento en que ví a mi madre (cosa que no recuerdo) decirle que no se preocupase que estaba todo bajo control. Nunca he sido de preocupar a la gente, y me subconsciente debe tener buena nota tomado de ello para cuando coge el control.

En un momento se acercaron mi padre y mi colega (con el que había tenido el accidente), ahí fué cuando por una parte quedé tranquilo al verlo en pie y moviéndose, y por otra cuando dijimos que a la que nos recuperásemos, volveríamos a salir con la bici (para gran disgusto de mi padre, que estaba más por la labor de tirar la bici a la basura).

Hacía poco que comencé la universidad, y cuando regresé (creo que falté dos días) la pinta que tenía asustaba un poco, con el brazo en cabestrillo (desde los dedos, hasta casi el hombro), la cara cubierta de la sangre cicatrizada, un espectáculo. 2 meses sin poder tomar apuntes, y conseguí aprobarlo todo ese semestre.

Si mal no recuerdo el 28 de enero de 1997 me dieron el alta (coincidiendo con el exámen de Cálculo) y ése mismo fin de semana volví a coger la bici.

Mi consejo: no olvidéis el casco en la bici.

When in bike, wear your helmet.

30 julio 2006

Los restos del naufragio

Filed under: Stormy,Trabajando — Patrick Ryan @ 9:07

Hay canciones que recuerdas por estadas ligadas fuertemente a una época, a unas vacaciones, a un viaje, a una persona … Y cada vez que las escuchas te hacen volver a ése momento; hay veces que ése transporte gratuito al pasado es agradable, otras se hace duro, y en otras ocasiones es una mezcla agridulce. En la última está los restos del naufragio, de Miranda Warning.

Fue en Santander, durante la última semana de septiembre del 2005. Tenía que ir a terminar la migración de un campus de switches, e iba un poco con el tiempo justo. Vuelo tempranero con Vueling a Bilbao (en el aeropuerto como a las 6 de la mañana), coche de alquiler hasta Santander y a ponerse a trabajar.

El lugar la verdad que estaba bastante bien, en un valle, montañas por aquí por allí, un río … Y cuando íbamos con el coche a comer, pues la canción de Miranda Warning que sonaba bastante por esos días.

Ése día fue productivo de narices, ya que el responsable de allí cuando le dije de sustituir la electrónica de dos de los armarios más complejos no me dijo ni que sí ni que no, nos pusimos manos a la obra duro y acabamos la jornada cerca de las 22h. A última hora nos estuvo fastidiando el router Cisco. El caso es que tenía configurados los puertos de acceso para no permitir STP, y el router estaba empeñado en emitir paquetes de STP; como a las 22h no estás ya para muchas historias (si te has levantado a las 5h, menos aún) lo dejé en uno de los switches antiguos. Visto el problema con el Cisco, no me fuí sin dejar una nota con mi teléfono por si pasaba algo. Para que quede en la posteridad, uno de los comentarios que hice ese día es “tengo que dejar mi afición a meterme en la boca del lobo”.
Obvio, pasó, y poco después de las 8h me llamaron, de camino a la fábrica el teléfono venga a sonar. Una parte de la fábrica parecía estar medio desconectada del resto. En cuanto llegué, lo primero que me cayó fue un chorreo de bronca de aquí te espero. A la que el muchacho me dejó tranquilo, puse el tarro a pensar a toda prisa para solucionar el problema, y en un plis lo dejé todo funcionando correctamente. A informar a medio mundo que todo está bien y a que el efecto de la adrenalina (que me permitió solucionar el problema) pasara, y a partir de ahí hundirme yo sólo en la miseria.

Cuando la fastidio no me gusta eludir responsabilidades, de la misma forma que cuando no tengo que ver tampoco me gusta cargar con ellas. Así que el tema no me dejó demasiado tranquilo. Llamé a mi jefe, el cual me contestó algo como “a los mejores médicos de vez en cuando se les escapan algunos pacientes”; pero estaba yo ya en una carrera frenética, sin frenos y cuesta abajo. Mi disposición era clara: asumir responsabilidades y abandonar TODO. Y ahí me rescataron de mi caida a un pozo sin fondo, me fuí a almorzar, tomar alguna manzanilla y volver a la carga.

Ese día dos personas se encargaron primero de subirme de las profundidades hasta la superficie, y otra de acercarme hasta la orilla, y no es precisamente una tarea fácil.

El resto de la semana, tocó trabajar bajo una presión considerable, justificando paso a paso cada acción a tomar y soportando frases tan memorables como “de aquí la gente se va a las 18h, y vosotros con ellos”. Con todo conseguimos terminar el trabajo y dejar atrás Santander.

Gracias a la gente que nadó tan bien por mí 🙂

29 julio 2006

Get my money

Filed under: Social ability — Patrick Ryan @ 10:24

Hoy por fin fui al piso a dejar una carta para el presidente de la comunidad, a ver si de una vez comienzo también a pagar la comunidad, y oye una cosa menos de la que preocuparme. Éso de ir despreocupándose de cosas está bien, sobre todo cuando hasta hace poco la cosa aumentaba.

Pero claro, tampoco hay que stresarse demasiado e ir conociendo a gente de la escalera. Noooooo, para algo yo soy un tipo antisocial. Le dejo al presidente una carta con mi número de teléfono y vamos si he cumplido. Menos mal que me dí cuenta a tiempo, porque iba a dejar sin dejar los números, a despistado no hay quien me gane.

Ahora a esperar, con eso creo que ya tengo solucionadas papeletas para un tiempo, a no ser que el viento comience a soplar en otra dirección. Así en el horizonte la verdad es que tengo a la vista el traslado, pero es un horizonte que no sabría decir a que distancia se encuentra, pueden ser semanas, pero es más fácil que sean meses, espero que ya no años. Desde luego primero tengo que tener unas bases sólidas sobre las que tirar cuentas.

Cuando se acercan las vacaciones

Filed under: Trabajando — Patrick Ryan @ 7:53

Los días previos a coger vacaciones son un desespero, el tiempo transcurre a una velocidad de caracol y las fuerzas están bajo mínimos. Cualquier tarea por simple que sea te parece titánica.

Yo lo comparo a cuando subo con la bici al Coll d’Estenalles, ya cuando estoy en el último kilómetro parece que las piernas no sean capaces de auparme hasta el final. En el trabajo es la misma sensación, a lo largo del año voy rindiendo a un nivel bastante bueno, pero cuando estoy ya en los últimos días me desinflo y se me hace todo cuesta arriba.

Éste año lo días antes de vacaciones se van a convertir en un sprint final porque justo en la recta final me toca de trabajar sábado y domingo en un corte de electricidad general en Zona Franca, y después ya una semana normalita, pero en vez de estar en la oficina, en un cliente.

Es ya sólo una semana ¡yo puedo!

27 julio 2006

Also available in Metrosexual format

Filed under: Leisure — Patrick Ryan @ 13:23

MetroSexual
La verdad es que todo comienza de forma un tanto casual, estábamos cenando en casa de un amigo la noche de San Juan. Y mira de esos días que (en principio) no estaba por la labor de comer demasiado. Chato, pues con la iglesia hemos topado.

“Aiiii! mi Patrick que ya no me como igual. Claro ahora te cuidas y te me has hecho Metrosexual”. El resto de la noche perdí mi nombre y me pasé a llamar simplemente metrosexual. Y desde entonces en metrosexual me he quedado, otro nombre que añadir a la colección.

Que nadie se vaya a llevar a engaño de metrosexual tengo poco, lo de cuidarme es relativo…

Intento comer equilibrado (o sano, al gusto) sin comer fuera de las horas dedicadas a ello. Hago bastante ejercicio (al menos comparado con lo que hacía antes); me levanto martes, miércoles y jueves a las 5:40 (y no lo hago antes porque entonces psicológicamente estaría levantándome en la franja de las 5 de la mañana, y así puedo decir que lo hago a las 6 menos 20), el sábado subo un puerto con la bici (un total de unos 47-49 kms) y el domingo por la tarde voy a nadar otro rato.

Interrumpo el ciclo cuando me toca semana de guardia en el trabajo, vamos que no es cuestión que se lie una gorda y el niño esté ilocalizable porque se está dando un chapuzón en la piscina. Gracias a eso la verdad es que me encuentro en un estado de forma en el que creo que no he estado nunca. Con la bici la subida se me hace bastante liviana (aunque el último sábado tuve algo como una pájara), y de la piscina salgo más porque esté ya aburrido, que por cansancio.

La piscina me deja algo de forma en la parte superior de los brazos y en los hombros (lo cual se agradece) y la bici un moreno zeba gracioso. Se puede ver claramente hasta donde me llegan los guantes en las muñecas y el maillot en los bíceps.

Y ahora que tengo las vacaciones casi delante de las narices me surge la duda de que haré con el tema del ejercicio durante las vacaciones ¿continuaré nadando y pedaleando? Si lo hago ¿aumentaré la cantidad?. De momento lo que tengo más o menos claro es que me gustaría hacer un poco más de bici.

El subir por una carretera sin apenas tráfico tiene algo de liberador, cuando llego al final del trayecto me gusta sacar el móvil del Camelbak y ver como se ha quedado sin cobertura, ni Vodafone ni MoviStar; totalmente fuera de cobertura, simplemente me encanta.

Es lo que tiene que se asocial … mezclado con metrosexual. ¡Menuda mezcla!

26 julio 2006

Soñar cuesta poco

Filed under: Stormy — Patrick Ryan @ 21:17

Memory

Últimamente la cantidad que recuerdo ha aumentado notablemente, si lo comparo con tiempo atrás. Debido a eso que mantengo un diario con mis sueños diariamente. Es algo curioso, mi memoria es algo casi mítico. Quizá parecido a mi estomago, algo parecido a un pozo sin fondo, si me dices algo probablemente no lo olvidaré nunca, así que no me digas nada que no quieras que recuerde. A eso hay una excepción, y es cuando no me interesa lo que me cuentan … igual ni llega a pasar por mi memoria.

Laura Palmer

El caso es que en cuanto a los sueños en mi memoria apenas duran, por lo general soy incapaz de mantener en mi memoria las cosas que sueño, aún cuando por la mañana recuerde alguna de ellas. Es por eso que me dedico todos los días a escribir que es lo que recuerdo de lo soñado. Y es bastante curioso, ya que el forzarme a recordar, acabo recordando más cosas soñadas, nuevos detalles. A la que pienso en poner alguna canción igual me viene una especie de flash y recuerdo otro trozo de sueño.

Hace poco se me enlazó un sueño de mis días en NewCastle. El último día estuvimos un rato en el Sam Jacks, un bareto karaoke al lado de The Gate. Total que allí dentro me picó por ponerme a cantar Feel de Sir Robbie Williams, aunque al final acabé no haciéndolo. Bueno pues en medio de un sueño me encontraba yo intentando cantar la canción para dedicar ese inicio (come on, hold my hand) y en esas que la música que sonaba era la de Advertising Space.

Suele ser además la noche del viernes al sábado la más fructífira en sueños, supongo que será debido a que ésa noche ni me voy a dormir demasiado tarde ni me despierta el despertador, sino que me levanto a mi aire. Los días de semana que me dedico a ir a nadar por las mañanas, el cansancio que llevo es tal que me cuesta muchísimo recordar los sueños de ésa noche.

En la memoria de los sueños también está influyendo positivamente que últimamente consiga dormir las noches de un tirón, al menos de forma habitual. Está bien porque anteriormente había tenido una racha de noches de dormir poco, mal, segmentado.

¡¡ Tal vez estemos avanzando en la dirección correcta !!

25 julio 2006

Metabolismo en forma

Filed under: Leisure — Patrick Ryan @ 14:03

Últimamente tengo al metabolismo trabajando vertiginosamente. Pese a comer como un león, parezco un pajarillo, en los huesos ando.

Quizá lo más exagerado fueron mis 3 días de estancia en Inglaterra, comiendo todos los días como si no hubiese comido en la vida. De buena mañana en el buffet libre del hotel, mis salchichas, bacon y champiñones para ir abriendo boca, más después a modo de postre como unas 4-5 pastas, todo bien regado con abundante zumo de naranja. ¡Que no falte!

A la hora de la comida, dentro de la austeridad del comedor de Nissan acababa metiéndome entre pecho y espalda una cantidad considerable de comida. Y por la noche a acabar de arrasar. Vamos que una de las noches la camarera me dice “pero señor, que ha pedido usted dos platos principales”. Debido a mi falta de práctica con el inglés, me abstuve de explicarle que soy una especie de atracción de feria: el estómago sin fondo :). Lo peor es que al regresar yo diría que hasta pesaba menos.

Claro, después voy a comprar pantalones y me tengo que llevar la talla más pequeña que tienen (eso cuando no me dicen que una talla tan pequeña no tienen disponible) y aún algo de pantalón sobra.

No sé cuanto tiempo tendré el metabolismo trabajando a éste ritmo, aunque intuyo que aún le queda una temporadita. Igual, por mucho que me queje ahora, el día que no tenga esa predisposición a trabajar, a buen seguro que lo extraño.

Hoy puede ser un gran día

Filed under: Five Miles Out — Patrick Ryan @ 6:46

A veces queremos lograr obejtivos tan difíciles, que apenas hay más posibilidades que nos lleven al fracaso; y claro cuando se llega a ese punto, todo mal. Sin importar que en ocasiones en ése camino al objetivo consiguiésemos metas un día impensables, todo eso está de más.

Por eso es que de tanto en cuanto hay que buscar motivos de alegría en esas pequeñas cosas a las que quizá resulte difícil darle la importancia que se merecen. Y es que ando posicionado de perlas en Google :). Para quien busque secador pelo desarmado se topará en primer lugar con éste Blog … bue, no es un mal comienzo. Pero lo mejor es que buscando wunala, ya estamos en segunda posición, justo detrás de Qantas.

De ahí a que hoy pueda ser un gran día ya sólo hay un paso, el tema es saber como darlo.

24 julio 2006

Dreams

Filed under: Stormy — Patrick Ryan @ 13:19

Dreams es una canción del grupo irlandés The Cranberries. Tal vez no fuese la primera vez,Disparo al corazón pero me impresionó mucho escucharla en la película Disparo al corazón. En la película dos amigos se ven separados por la guerra de la ex Yugoslavia y acaban enfrentados: matando uno de ellos al otro.

Al margen de ser una película, es también una dramatización de un hecho real, un caso que seguramente no sería aislado. Probablemente mucha gente que en su momento compartiese buenos momentos se vieron empujados por una vorágine que acabó poniéndolos unos contra otros. Arrancando la vida de alguien a quien en su momento sólo le desabas que le pasara la mejor, y siendo tu vida cercenada por alguien en quien siempre confiaste.

Y una vez terminado todo, probablemente serbios, croatas no sean más felices ni vivan mejor que cuando compartían la vida unos con otros. Seguramente estén peor que hace 15 años, y todo por motivos artificiales impuestos por la gente que les governó en su momento.

Es normal que todos tengamos hacia los demás una amplia gama de sentimientos diferentes, que vayan desde el odio hasta el amor más incondicional (y no estoy hablando en términos románticos). Hay gente a la que no me gustaría ver ni en pintura, otras personas que de poder elegir mejor no verlas, otras que si las ves pues ya va bien, y otras que rezarías para tenerlas siempre delante, o a tu lado.

¿Y qué haces con las personas que no puedes ver ni en pintura? Gente a la que por motivos racionales o totalmente irracionales desarías no ver nunca, y sin embargo la vida te los pone delante a la menor oportunidad.

Sí, tal vez someterlos a una paliza de campeonato podría parecer una idea adecuada; incluso en algún tipo de irracionalidad puedes verlo como algo no sólo desahogante, sino necesario; o los otros o yo. ¿Qué haces en esas situaciones?

PiruletaPues miras a otro lado, intentas entablar la menor conversación posible, te haces el despistado. Y a veces el enemigo no da tregua, “vente a tomar algo”. Bueno, pues nada sigues la táctica “piruletas”. Vas diciendo que no, incluso intuyendo que no sólo ése día no te será posible, sino que es probable que en varios días no tengas la posibilidad.

Si es un día concreto de la semana, te inventas alguna actividad que te tenga ocupado, o comentas lo particularmente complicado que te resulta ése día.

Siguiendo la táctica “piruletas” a su máximo exponente intentas no responder a las preguntas (en la medida en que eso resulte posible) y vas poniendo tiempo de por medio. Al final es una dura lucha, a ver que pasa antes, que éste se canse de que le diga que no, o que me canse yo de decírselo.

Normalmente el enemigo no está equipado de la virtud de la paciencia (no al menos la suficiente) y tarde o temprano desistirá de su esfuerzo, cuando eso suceda habremos salido victoriosos; es más como diría Sting convince your enemy, convince that he is wrong, is to win a bloodless battle where victory is long (en cristiano: convence a tu enemigo, conéncelo de que está equivocado y habrás ganado una batalla sin sangre donde la victoria prevalecerá durante mucho tiempo).

¿Y que tal si instaurasen ésa filosofía en Israel, Palestina, Sierra Leona …?

Hate your enemy, but don’t hurt it.

22 julio 2006

Everybody’s changing

Filed under: Stormy — Patrick Ryan @ 18:22

Mayday! Mayday! Mayday!Five Miles Out
Calling all stations!
This is Golf-Mike-Oscar-Victor-Juliet
IMC CU.NIMB…icing,
In great difficulty, over.

En ocasiones uno entra de lleno en la tormenta y se vé en la imperiosa necesidad de tomar otro rumbo. Mientras estás dentro, saliendo, al lado … todo resulta confuso y ves que sólo hay un camino: cambiar.

Hay gente que mientras está sentada tomando algo dice “deberíamos hacer algo diferente”, toma un sorbo de la bebida que tenga entre manos y añade nuevos matices “deberíamos encontrar algo que hacer”, entrando en un proceso cíclico que sólo se vé interrumpido cuando la bebida se acaba. Quizá en el pasado también hice eso alguna que otra vez, pero hay veces que eso no es suficiente, que realmente cambias. Igual me he vuelto un hombre de acción, pero he tomado varias deciciones rápidas y las he puesto en marcha.

GuinnessEl primer paso fué dejar de beber. Consideré que no era el momento de comenzar a meterme en una espiral de autodestrucción, o buscar un falso refugio en el dulce entumecimiento que puede provocar la bebida. Y mira que una Guinness puede tener hasta efectos saludables.

Alguna que otra discusión me ha llevado ésta decisión. Finalmente un amigo concluyó con un “bueno, cuando quieras volver a beber, ya me lo dirás y conduzco yo”.

La última vez que tomé algo fue el 13 de mayo (de éste año, 2006) así que ya llevo cerca de 2 meses y medio sin probar ni gota. Bueno, no es tan cierto, aprovechando la consultoría en Newcastle Upon Tyne, hice un paréntesis y bebí unas Guinness, Fosters, Malibú con piña y unos refrescos de Vodka llamados VDK o WDK que estaban francamente bien. Es más estoy pensando que mi me toca ir a Santander antes de vacaciones, tengo que hacer un pensamiento si allí también hago un alto en el camino o no.

Ubuntu PowerEl siguiente cambio consistió es ser consecuente con mis recomendaciones acerca de lo aconsejable que es utilizar linux y hacer un cambio en mi PC para dejar de utilizar Windows XP y comenzar a utilizar linux, de forma al menos temporal.

Comencé por instalarme un Ubuntu, pero la verdad es que no me acababa de sentir cómodo, así que pasé a instalarme un Fedora Core5, pero resulta que a la unidad de CD no le acababa de gustar y no me lo dejó instalar, así que aunque sólo fuese para recuperar el MBR volví a instalar Ubuntu; y a raíz de un artículo en Linux.com me fuí metiendo más. Finalmente a la que lo tuve bien configuradito, ni he vuelto a arrancar Windows XP. El siguiente paso fue hacer lo mismo con el portátil del trabajo.

La verdad es que funciona genial :). Y no cambio mi ubuntito por dos paquetes de WinLoqueFuere.

Y un domingo cualquiera se me ocurrió que estaría bien levantarme temprano por las mañanas para ir a nadar antes de ir a trabajar. El primer día que lo hice coincidió con un curso de Cisco Pix que nos dieron en el trabajo, pensé que poco tiempo haría ese esfuerzo, pero a lo tonto a lo tonto ya llevo igual unos dos meses en ello. Los martes, miércoles y jueves el despertador me hace levantarme a las 5:40 y voy a nadar unos cuantos largos. Para complementar los largos en la piscina, los sábados por la mañana cojo la bici y me dedico a hacer unos 49 kilómetros y la verdad es que estoy cogiendo una buena forma física, a costa de estar un poco agotado, eso sí. De todo ello que ahora comiendo como una bestia estoy igualmente en los huesos, problemas tengo con los pantalones que los he de coger de la menor talla disponible.

Otro día de buena mañana se me ocurrió que estaría bien escribir un log con lo que me pasa y otro con las cosas que sueño, y desde entonces que ando con una libreta para arriba y para abajo escribiendo acerca de lo que sueño, lo que vivo, de mis estados de ánimo … unas ganas de gastar boli como otra cualquiera 😀

Y para rematarlo, me he comprado un piso y me he hecho metrosexual, pero eso para otros capítulos

20 julio 2006

Herramientas curiosas: el secador

Filed under: Leisure — Patrick Ryan @ 13:10

Mis escarceos en las imitaciones de McGyver no comienzan con intentar arreglar un procesador, tienen algunas raíces ancestrales yel descubrimiento de algunas herramientas que pueden ser una especie de navaja suiza. Todo mezclado con mi loca lógica conductiva es un cóctel de mucho cuidado, o cuanto menos curioso.

Todo ésto que empieza en parte por culpa de mi hermano pequeño. Creo que es de las pocas personas capaces de sacarme de mis casillas, y además sin esfuerzo aparente, hay que reconocerle su mérito. El niño es más pesado que un collar de sandías, y a la que la PlayStation II le dejó de funcionar, la plaga que se me vino encima. O volvía hacer funcionar ese trasto, o me iba a pedir una nueva día sí, día también.

Porque me dió por ahí, pensé que el problema estaría en la lente; yendo más allá pensé que en la lente habría polvo y por ello no podía leer los CDs. Como ganas no había de ponerme a desmontar la PlayStation cogí un secador de pelo, lo puse a su máxima potencia y a soplar por la bandeja de los CDs. Problema arreglado.

El secador estuve a punto de utilizarlo en Semana Santa de éste año (2006, vamos). Cosas de la vida, acabé yendo con dos mujeres de vacaciones. Según mi padre, él no haría eso y visto en perspectiva no me cabe más que darle la razón, y aún así lo volvería a hacer otra vez. El caso es que la casa en la que estuvimos tenía un pequeño problema con el termocalentador, que le costaba de arrancar una barbaridad.

Obvio, pedí un secador de pelo. Más obvio aún, no me lo quisieron dar. A falta de secador de pelo, tuve que tirar de mis pulmones para tratar de arreglar el susodicho termocalentador, y oiga, asunto arreglado.

Y esas que en áquel momento mi capacidad muscular debía ser inferior a la actual. Cosas que tiene el haberme convertido en metrosexual. El porqué de ése cambio otro día 🙂

18 julio 2006

¿Qué es Wunala?

Filed under: Viajando — Patrick Ryan @ 20:17

Wunala Dreaming es el nombre de un avión de Qantas (que no Quantas) con un livery (pintado, para entendernos), espectacular.

Wunala Dreaming Wunala Dreaming Wunala Dreaming
Los motivos son propios de aborígenes australianos … El sueño australiano, un lugar lejano, quizá lo más lejano de aquello de lo que quiero estar más cerca, pero no sé, no puedo, no debo o yo que sé.

La reina de los cielos vestida de gala 🙂

17 julio 2006

Under the iron sea

Filed under: De fiesta — Patrick Ryan @ 20:42

A principios de Agosto del año pasado fuí al concierto de U2 en Barcelona, gracias a que me consiguieron una entrada. Cuando llegué a las afueras del recinto, sin duda fue el momento en que más gente junta he visto en mi vida, algo sencillamente impresionante, gente y más gente y más gente. Una vez que abrieron las puertas en una organización francamente desastrosa, parecía imposible que la gente pudiese llegar a entrar.

Estuve alrededor de unas 2 horas sentado en un montículo, pensando seriamente en la posibilidad de escuchar el concierto desde fuera, pese a haber desembolsado mis 60 €urazos por la entrada. Cuando ya estaba por largarme y regalarle la entrada a quien fuese, ví que de repente la cola se acababa y me decidí a quedarme y entrar. Cuando entré descubrí un grupo del que hasta áquel momento apenas había escuchado alguna canción por la radio: Keane, que hacían de teloneros de U2 en Barcelona.

El primer disco de Keane, me parece sencillamente genial, sus canciones y el título que coincidía totalmente con mi estado de ánimo: Hopes and Fears (miedos y temores). Un estado que es realmente brutal, tanto que temes que se acabe. Crees que tienes superpoderes y que puedes llegar a distinguir a alguien en un B737 o A320 de Lufthansa cuando sobrevuele el estadio.

Y ahora Keane tiene un álbum nuevo: Under the iron sea título que no me evoca así de repente absolutamente nada. Lo he escuchado una vez, y a nivel musical no parece estar mal, habrá que escucharlo una y otra vez, que seguro me acaba gustando.

Desde ése momento he ido descubriendo algunas canciones que me han impactado en mayor o menos medida. Advertising Space de Sir Robbie Williams es una de ellas, no sé que tiene que me lleva a otro mundo. Feel, también de éste hombre es simplemente fenomenal, y finalmente una de un grupo que puede causar risa… sí, los Back Street Boys, con su canción Incomplete, tiene una frase que es devastadora I’ll try to go in like a never knew you. El alcohol no es lo único que provoca resaca.

Y algo nuevo que estoy redescubriendo: Mike Oldfield. Hay un video, que comienza con un vagabundo tocando un violín, y en el que posteriormente sale con su hija (bueno, no creo que tenga el mal gusto de ponerle ese trajecito rosa a un niño… aunque siendo inglés, vaya usted a saber); y es una canción capaz de actuar en mí como un potente bálsamo, me encanta.

16 julio 2006

Once upon a tyne

Filed under: Viajando — Patrick Ryan @ 10:33

Y ahí nos fuímos camino a Sunderland a realizar una consultoría.EasyJet hasta Newcastle y allí estábamos. Primer momento de nervios en el control de aduanas porque íbamos más chulos que un ocho mal echo con DNI y sin pasaporte, pero pasando por allí tranquilamente. En el tren a cambiar billetes por monedas y comprar billete de 3 zonas hasta el centro de Newcastle. “Doors closing” cantó el trenecito y camino del centro nos fuímos.

De esas que eran ya las tantas de la tarde y tenía más hambre que un tontito. Estaba clarísimo una vez dejados los bártulos en el hotel, la misión consistía en buscar algún antro en que nos diesen de comer. En una especie de centro comercial encontramos varios varios restaurantes y nos acabamos decidiendo por el “Frankie && Benny”. No se comía mal, pero el tiempo de espera para que trajesen la comida fue excesivo; casi estuve por acercarme a una chica rubia que había cerca de nosotros, darle conversación a ver si así me iba dando algo de comer. Una vez trajeron la comida comí como una lima, poco más o menos.

Después de cenar/comer me tocó una difícil decisión. Y es que nos encaminamos al Players Sports Bar , y claro tenía que decidir que hacía con mi decisión de dejar de beber. La resolución fué clara: dado el ambiente de tregua, también había que dar tregua a ésa opción, y la pinta de Guinness no podía faltar. Y ví a la camarera, caí rendido, y ya sabía dónde ir a pedir las bebidas :$.

El día siguiente estaba ya más socializado en el entorno. De paseo por Newcastle, como quiera que queríamos ver el St James’ Park, pues había que preguntar. No se me ocurrió nada mejor que sugerir de preguntar a una chica imponente… “no hay lo que hay que tener” me dijo mi compañero. Pfffff, lanzado que fuí para allí a preguntarle, pero la chica no tenía ni idea. Hombre, no me iba a atreverme a decirle que se viniese al hotel, pero ¿preguntarle la dirección del estadio del Newcastle?.

Y después de visitar el Players Sports Bar, donde ya nunca volví a encontrar a la camarera :(, ya nos fuimos caminito al hotel. Cuando de repente nos aborda una chica repartiéndonos una entrada gratuita para el Blu Bambu, yo le pregunté si dentro había chicas guapas como ella, y la pobre se ruborizó y todo… me supó mal.

Quizá la mejor parte de la estancia en Newcastle fue la “incomunicación” con el exterior. Mi móvil no tenía roaming activado y en el cliente no me dejaron conectar el portátil, con lo que no pude consultar mi correo electrónico. Es difícil describir la sensación de paz que se logra así; y a fin de cuentas, para conocer las malas noticias no hay prisa.

15 julio 2006

McGyver de hoy en día

Filed under: Trabajando — Patrick Ryan @ 12:51

Últimamenteme toca hacer un poco de McGyver de los días de hoy. Nada así serio, aún no he salvado al mundo de una catástrofe nuclear utilizando un chicle, ni desarmado una conspiración con un par de clips.

Más bien me ha tocado de lidiar con Blades de HP. 16 niños con los que jugar, y claro, alguno de ellos tenía que salir rebelde :). Una de las CPUs venia con los pins torcidos. Para echarnos unas risas. Así que tuve que hacer uso de mis superpoderes, mi potente visión (las gafas son para despistar) y, como no, unas pinzas que me presto Piluca.

El compañero que tenía al lado me decía que no iba a conseguir hacer funcionar ese micro, y el muy insensato se jugó un café a que no lo lograría. En fin, cuando hablamos de quitarles el pan de la boca a mis hijas, nadie tiene la más mínima oportunidad; así que con paciencia, las pinzas y un trocito de papel arreglé el micro. Get my coffee back!

Y la segunda en el TIC de Telefónica. Con la máquina que hacía 16. Al meterla en el enclosure, nada que no había forma. La miramos por detras y tenía uno de los hierros torcidos. Así que con un conector DB9 y mis poderosísimos brazos forcé la pieza con arte para que se amoldase al enclosure. Una vez más las fuerzas del mal triunfan sobre las fuerzas del bien 😀

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.