Wunala Dreaming

4 agosto 2006

Y se hizo la luz

Filed under: Leisure — Patrick Ryan @ 23:51

Antes de nada, por fin, por fin, por fin han comenzado mis vacaciones. Claro que para no aburrirme demasiado ya me he autoimpuesto el reto de comenzar a programar en alguna cosa diferente de lo que vengo haciendo hasta ahora. Ya veremos en qué, o si acabo haciendo algo, que las intenciones están muy bien, pero materializarlas a veces es otra cosa.

Hoy regresa de Inglaterra un colega para pasar unos días en casa, ¡Bienvenido!. Así que no soy en único que comienza vacaciones ;).

Lexmark PrinterMe he pasado a echarle un vistazo al buzón, a ver si van llegando cosas y si vamos resolviendo temas, y así disminuir la cantidad de preocupaciones. Estoy por decir que comienzo el proyecto 0 preocupaciones, y no espero en el tema hacer como unos que sé, que comenzaron el proyecto 0 papeles comprando un montón de impresoras. Pero a ver quien soy yo para decirle a nadie que si el objetivo es no utilizar papeles, comprar impresoras no me parece a priori una buena decisión. Doctores tiene la iglesia, que dirían por ahí.

Y en el buzón que me encuentro cartita de la compañía de suministro eléctrico, haciéndome un poco la pelota y pidiendo que les envie una cartita firmada para que pueda ir comenzando a cobrarme mes a mes, bueno o en el periodo que tengan a bien de utilizar. Pero otra vez con la pesadilla del nombre (y el apellido).

Mis padres en su momento no se conformaron con ponerme un nombre, no, me tuvieron que poner dos (John Patrick) de los cuales sólo utilizaron el primero, especialmente porque el segundo es también el de mi padre. Hombre, ¡eso se piensa antes! Y aún puedo haber dado gracias de haber salido varón, porque mi padre me tenía reservado cada nombre de haber salido chica… que menudo trauma hubiese encadenado. No voy a decir ninguno de los nombre que me tenía preparado, que igual alguna chica que lo tenga lo lee y se me enfada por insinuar que su nombre es horrible.

Red Nissan SerenaPorque en meter la pata en cosas así soy un fenómeno. Sin ir mas lejos, éste domingo que me tocó trabajar, cuando nos acercamos a levantar unas unidades de control, el chico con el que fuí me comenta: “Mira ésta es la furgoneta del de instalaciones”, una Nissan Serena roja. Yo le contesto que un poquito cutre sí que es la furgoneta, a la que me contesta que es la que tienen sus padres … sí. Le Patrick dix points (incluso douze me atrevería a darme). Si me diesen un Euro cada vez que me pasa una cosa de éstas, habría amasado un buen dinero. Me queda el consuelo de no ser el único. Por un proyecto me comentaba un compañero que el cliente le preguntaba sobre unos plugins para ver el estado del tiempo en Firefox y otro para seguir las evoluciones de la bolsa. Cuando le pregunta “¿pero hombre, esto quien lo va a utilizar?”. Es evidente, ¿no?, le contesta “yo”.

Pues durante gran parte de mi vida me estuvieron llamando por mi primer nombre, a excepción de algunos miembros de la familia de mi padre que o bien me llaman por el nombre completo (lo cual no deja de tener un cierto mérito) o bien abrevian el segundo. Todo eso hasta que un día en el colegio con unos 10 u 11 años el primer día cuando tocaba de decir tu nombre al o la profesor/a de aquel año me dió por presentarme con el segundo, para sorpresa del resto de compañeros. Pero a partir de aquel día le dí una patada al primer nombre y lo dejé de forma exclusiva para la familia.

Lo que no deja de tener sus inconvenientes ya que estoy acostumbrado a responder a dos nombres, por un lado. Y por otro lado que si llamas a mi casa y preguntas por Patrick, hay muchos números de que acabes hablando con mi padre. Tiempo atrás llamó el que por entonces era mi jefe a casa un jueves a eso de las 0h. Yo cuando duermo, soy difícil de levantar, y si justo acabo de dormirme, entonces la cosa se complica; con lo que a esa hora cogió antes el teléfono mi padre que yo, que lo tenía al lado de la habitación. “Patrick, que se ha muerto el FSM”; así que a coger un taxi para ir a la oficina, llevarme el pésame de mi padre, pensando que el FSM era una persona y no una máquina. Y a pasar el resto de la noche con el compañero que estaba de guardia. Fue la noche que pasé con un gay; es lo que tiene mi trabajo, que te da mucha experiencia.

En esas que la cara de la compañía electrica me ha llegado sin mi segundo nombre, y con mi segundo apellido cambiado, pleno al quince, oiga. Habrá que modificarle los datos a ver si empiezan a facturar bien.

Después de todo el show de nombre, no veas la gracia que me hace que la gente me lo acorte. Y cuando es gente a la que quiero, aprecio; como que no me acaba de importar, pero cuando es alguien que no aguanto, me dan hasta tics …

En fin, a ver como llegan el resto de proveedores, ¡sorpresa!

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: