Wunala Dreaming

15 septiembre 2006

Doctor, doctor

Filed under: Leisure,Manías — Patrick Ryan @ 19:43

Estoy éstos dándole vueltas éstos últimos días sobre si ir o no al psicólogo; supongo que finalmente no iré porque considero que el tema no es grave para nada.

Hay gente, chicas especialmente, que se miran al espejo y ven gordura por dónde lo no hay. Anorexia, un problema terrible, una tortura para quien la padece y para la gente que la rodea. Tanto esfuerzo y sufrimiento y para al final estar consiguiendo justo el efecto contrario al deseado. Y es que la delgadez no es lo mismo que la belleza.

En algún post anterior hable de las dos mujeres que hay en un cliente por las cuales me tiraría (en caso necesario) al suelo a hacer flexiones. Una de ellas es bien delgada, pero la otra tiene sus carnecitas definidas 🙂 ¿y cuál es la que prefiere el nene? La segunda, por supuesto.

Es más, si no me he informado mal la segunda (la que no está bien delgada) fuma. Que acabe perdidamente enamorada de mí es sólo cuestión de tiempo, y si no es en ésta vida, pues ya será en otra no hay problema, ni prisa. Y obviamente cuando esté así de perdidamente enamorada de mí, mi primer objetivo (obviamente una vez cumplido el de corresponder todo ese amor como se merece) será conseguir que deje de fumar, vamos que si hace falta me engancho al vicio por solidaridad para luego dejarlo, ¡menudo soy yo cuando me pongo!. Y cuando consiga dejar de fumar, a buen seguro que igual coge algunos quilitos ¡y se la vé aún mas guapa!

De tal forma me puedo quedar absolutamente tonto mirándola, con carita de feliz cumpleaños. Y ser el tipo más feliz del mundo.

Y todo eso sin necesidad de tener que dejar de comer, o de hacerlo a escondidas para que nadie vigile cuanto comes o dejas de comer. Así que: no os preocupéis al miraros al espejo, comed sano y disfrutad comiendo porque de esa forma conseguiréis incluso estar más atractivas.

Bueno, pues a mí me pasa algo parecido pero totalmente al contrario. Me miro al espejo y me veo más fuerte que un toro, unos bíceps de impresión, en el estómago como que ya están comenzándose a formar las tabletitas de chocolate, el peinado que me lo maneje como me lo maneje me queda estupendo; vamos ya más allá que superar la metrosexualidad pura y dura.

La realidad es que pese a tener la correa del reloj casi al mínimo posible de largada le puedo dar vueltas alrededor de la muñeca 🙂

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: