Wunala Dreaming

16 marzo 2007

La caza del Octubre Rojo

Filed under: Five Miles Out,RealPolitik,Social ability — Patrick Ryan @ 7:39

Todo Ryan tiene su Octubre Rojo al que dar caza. Claro que no siempre se está con el objeto de ir a por él. Supongo que debe ser porque el período de hombre cazador lo dejamos atrás hace muuuuuuuuucho tiempo, pero aún anda por ahí, en nuestras raíces, en nuestros pensamientos más primitivos e insondables. El mío particular parece que ha aparecido de la forma menos esperada, o casi que en vez de la forma menos esperada, de una forma que no me hacía especial ilusión.

The hunt for Red OctoberDesde luego no me puedo vanagloriar en decir bravuconadas del estilo: todavía no ha nacido el que me las haga pasar putas, ¡a mí!. Porque no sólo ha nacido, sino que además lo ha hecho muchas veces. Pero aún me quedaría otro consuelo, y sería el de seguir con la bravuconada y decir: aún no ha nacido el que me las haga pasar putas, y no pague un alto precio por ello. Tampoco.

Lo más es que igual a alguno le he soltado algún comentario así un poco a mala leche, pero no creo que eso sea pagar un precio precisamente. La última fue un comentario que le hice a Titeuf, me estaba intentando vender lo maravilloso que era Apple con su sistema MacOSX, y le solté la perla: ya, muy bien, pero Mac es para bolsillos pudientes, menudo mosqueo se agarró.

¿Y quién es mi Octubre Rojo particular? Pues uno que se dedicó a fastidiarme unas cuantas máquinas en una instalación en la que tanto mis compañeros como yo las pasamos canutas para configurarlo todo, ponerlo en órbita, integrarlo, hacer varios miles de líneas de código para que funcionasen las cosas … mucho esfuerzo, mucha dedicación, mimos y cariño al proyecto, como para que venga alguien y te lo intente enviar al traste, y además de forma sigilosa, intentando que no se note.

Tengo mis sospechas de quién es, y espero no verlo, pero de hacerlo alguna trampa habrá que prepararle para decirle ¡lo sabía fuiste tú! Como venganza es un poco triste, pero menos dá una piedra. Claro, ésto ahora, en su momento el ánimo era de ¡si se quien es le parto las piernas! Es lo que tiene pasarte unos días saliendo a las 1000 del trabajo y entrar al día siguiente a primera hora.

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Blog de WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: