Wunala Dreaming

29 diciembre 2007

Alterando el universo

Filed under: Rubias,Trabajando — Patrick Ryan @ 13:05
Tags: , , , , ,

Estaba yo liado con mis proyectos Madrileños y por fin pude poner las últimas piedras en uno acerca de Harry Potter (cada compañía se gasta el dinero en lo que le apetece), así que puse en copia a todo el mundo afectado por el tema. Momentos después tenía una reunión con Walker a quién también le comenté el tema pese a estar también incluido en el correo (supongo que hay gente que lo mismo recibe demasiados) diciéndole también toda la gente incluida en el mismo, hasta que llegué a la chica que estudió en mi universidad (o yo en la de ella, que aún no está el punto aclarado).

-Pues no, la chica que estudió en tu universidad ya no va a venir más, en su lugar voy a poner a tu amigo Dominique.

Vaya hombre, pues menudo cambio. Bonitas faldas y pendientes a juego con la chaqueta por el amigo Dom. Y entiéndase que cuando digo bonitas, no quiero decir cortas; que hay gente que me confunde los conceptos. ¿Y que haces cuando ves que has cambiado el orden del universo? Pues intentas volver a hacer un cambio que deje las cosas diferentes pero bien, solo que vete a saber que podría implicar cada cambio …

Anuncios

25 diciembre 2007

La insoportable levedad

Filed under: Trabajando — Patrick Ryan @ 21:36
Tags: , ,

Ya comenzaba a estar un poco preocupado. En su momento con un proyecto en la Navy decidí dejar de lado diferentes productos para hacer gráficas con Nagios y hacerme mi propia receta, el PatrickGraph, un poco de investigación y ahí tenía mi producto simple, robusto y eficaz para sacar gráficas majas de los servicios monitorizados.

Todo iba bien hasta que en producción se empiezan a ver cortes en las gráficas, y en lo primero que pienso es en un mal funcionamiento de mi pequeñajo, solo que de tan simple que es me da malas vibraciones que falle. Hay partes que todo y que les tengo fe que funcionen como un reloj suizo, tienen su nivel de complejidad y podrían fallar.

Hasta entonces la falta de tiempo había hecho que no pudiese prestarle mucha atención al problema, así que todo era cuestión de poder dedicarle un momentito e ir tirando del hilo. Afortunadamente, si una cosa hace el programa es dejar registro de todas las cosas que hace o intenta hacer, que así es más fácil seguirle el rastro. Así que me concentre en uno de los tests y miré en el log a ver que le había sucedido, y empecé a ver algo de luz, los tests se estaban realizando en un intervalo superior a los 10 minutos.

Con RRDTool cuando defines el almacenamiento para un dato le has de especificar en que intervalo actualizarás ese dato y cual es el tiempo de heartbeat, que es el tiempo máximo que ha de pasar entre dos adquisiciones de datos para que considere que los valores intermedios son nulos. Eso estaba bien, era un avance, pero ¿porqué? Después vi en el Nagios que habían tests que tenían mucha latencia, es decir que la ejecución del test se realizaba más tarde de lo que estaba programada, y como andaba mal de tiempo probé de cambiar unos parámetros y dejar pasar el tiempo.

A los pocos días coincidí con SMS en el tren camino de Barcelona, y en el intercambio de miserias típico cuanto te encuentras con colegas de penurias le comenté el tema de la latencia del Nagios, y pensé que estaba de suerte ya que me comentó que el Ruso ya había tenido el mismo problema en otro proyecto y que modificando valores del nagios.conf había salvado la situación. El paso era claro, en vez de enfrascarse en una competición de “pues yo también puedo configurar bien un Nagios”, “por mis cojones que yo también lo hago” u otras historias trasnochadas, le escribí un mail para ver que parámetros le habían solventado el problema. Cuando vi que eran los mismos parámetros que había modificado en su momento como que me vino un poco de bajón y ganas de tirar la toalla y optar por soluciones más sencillas y poco elegantes… sí, estamos hablando de un cron que lo reiniciase periódicamente.

Pero vamos, que aunque currando me gusta subirme las mangas, arrasar con destornilladores y si hace falta mancharme no quiere decir que me gusten las cosas sucias; por otro lado tampoco soy un tipo lo que se dice elegante, pero hay que cuidar las apariencias. Y el orgullo, porque ya estaba comenzando a ser un problema de amor propio. Así que un fin de semana que tenía algo ocioso me puse a seguir el tema. Lo primero era ver como iba el tema de la latencia, así que me hice mis tests y mi plugin para el PatrickGraph y a esperar los resultados:

Latency times on Nagios

Ea, el tema se mantiene estable hasta que comienza a crecer y se desmadra. Me emparanoio con los tiempos necesarios para ejecutar los tests, reduzco algunos que eran excesivos. Vuelvo a probar y nada. Los tiempos de latencia se vuelven a desmadrar. Ahí se me fue la castaña e intenté cambiar algunos tests hechos en php en C. ¡Vaya locura programar SNMP en C! Enseguida lo dejé de lado. Y me dio por mirar el top, y comencé a ver más la luz, el proceso de Nagios tragaba memoria a cantidades industriales, cada vez más.

Nagios process memory

Esto no era normal, así que me puse a hacer pruebas y más pruebas hasta que vi el problema, el Perl embebido. Recompilado sin soporte para Perl embebido el chaval mantiene el consumo de memoria a raya sin ningún problema.

Ufff… un problema menos con el que dejar el año 😉

24 diciembre 2007

Otro que se acaba

Filed under: Leisure — Patrick Ryan @ 18:27
Tags: , ,

Está el 2007 que le queda poco y menos, esto se acaba, si no has conseguido lo que querías para este año, difícil está que lo consigas en los pocos días que quedan, pero tampoco hay que rendirse, que todo es posible. Como últimamente he andado tan liado lo cierto es que aún no tengo una lista de propósitos para el nuevo año, así que tal vez el primer propósito para en nuevo año es no quedarme sin propósitos para el año 2009 cuando 2008 haya finalizado.

2007 no ha sido un año espectacular, sino más bien un año de paso, en el que preferiría destacar las cosas buenas que han sucedido, así tirando de memoria:

  • Viajecito turístico por Mallorca a principio de año, en el cual además compré un décimo de lotería agraciado con 100 €uros; como para pensarse de volver y comprar en la misma administración.
  • El proyecto para la Navy, que pasó de marrón en sus orígenes a algo entretenido.
  • La vuelta a la Galiza, que hacía ya muchos años que no regresaba por la Terrinha.
  • El concierto de The Police en Barcelona, que aunque no me convenciese como tal, pues fue una buena oportunidad para volver a ver a alguna gente.

Como hecho especialmente destacable del 2007 incluiría la cantidad de viajes que he tenido que realizar, siendo el principal destino Madrid. Este año he llegado a perder la cuenta de despegues o aterrizajes realizados, incluso algunos vuelos casi no he llegado ni a sentir el despegue, el día menos pensado incluso soy capaz de dormirme en un avión 🙂

En fin Pilarín, espero que simplemente el 2008 sea mejor, en todos los aspectos posibles.

¡Feliz año nuevo 2008 para todos!

Bullet the blue sky

Filed under: De fiesta,Rubias — Patrick Ryan @ 7:46
Tags: , , ,

Cuando se apunta muy alto hay que disponer de artillería de la mejor calidad, una gran habilidad, suerte o una combinación de los factores anteriores. En particular se me hace más cierto cuando a lo que aspiras es intentar conquistar una mujer. Artillería hay la que hay ¿qué se le va a hacer?, habilidad para meter la pata la que se necesite, pero para lo necesario escaso… y en la suerte no se puede confiar demasiado, Murphy es mucho más fiable.

Jimmy Neutrón, el genio inventorEn determinado momento de la noche, la vi. Y comencé a tejer mi estrategia del caracol (caracterizada sobretodo por su peculiar velocidad). Estaba claro que si pretendía llegar a alguna parte, iba a ser cuestión de afinar la habilidad hasta límites nunca explorados, y aún así tener que depender extremadamente del factor suerte.

La estrategia estaba definida rápido, ponerla operativa ya es otro cantar, el Maverick ya tiene claro cuando he visto mi objetivo, en fin, la famosa señal del perrito. A partir de ahí el procedimiento de siempre, llega el momento que me acerco al Maverick y le digo “tío, soy un cobarde”; levantamiento de hombros: “venga, a estas horas de la noche dime alguna cosa que no sepa ya”. Ya que pasa un buen rato el siguiente comentario es “creo que me voy a tener que acercar a decirle alguna barrabasada”… la respuesta es un gesto de incredulidad “a ver Ryan<i>air</i>, ¿qué me estás contando? que todos los días estamos con la misma canción, y cuando a las 2 horas se acaba largando a otro lado me vienes a decir que justo cuando se iba que le ibas a decir algo, anda y tomate un zumo de melocotón para calmarte un rato”.

Shinnozuke NoharaPero bueno algún día se usa la táctica del <i>amos pallá</i>, y entonces hay que llevarse las manos a la cabeza y ver que tal se toma la barrabasada que se me pasara por la cabeza la mujer en cuestión. Para empezar seguí el consejo del DJ Bianchi: nada de empezar con un hola, si empiezas con eso, con eso terminas; tampoco comencé con un adiós, que no es cuestión de mostrar mi afición por ShinChan de buenas a primeras. No empezó la cosa del todo mal, la chica se quedó paradísima, hasta tal punto que el Maverick ya estaba preocupado por que locura le tenía que haber dicho. La siguiente fase sería ver si seguía la estrategia del “voy a hacer como que no he escuchado nada, incluso después de haber puesto unos ojos como platos de sopa fría” o si contestaría algo.

Bueno, ahí hubo suerte, la chica al menos era agradable, me llevó rápidamente por el camino de “continué jugando y pruebe suerte otra vez”, y acabó comentando que lo que le había dicho le gustó.

Lo importante es participar, y si te llevas una mención, pues no se puede considerar un resultado del todo malo 🙂

23 diciembre 2007

Burritada en Madrid

Filed under: Cuisine,Trabajando,Viajando,VideoLog — Patrick Ryan @ 13:41
Tags: , , , , ,

Yo había hecho mis planes, y lo que tienen mis planes, que no acaban de salir. Así que estaba tirado en el sofá del piso de BroadMation sopesando las posibilidades de adonde ir a alimentarme aquella noche. Eso sí, sopesando tranquilamente, que tampoco era cuestión de atabalarse demasiado. En esas que me llama mi exjefe que también estaba por Madrid, que estaba delante la puerta del Caprabo, si bajaba a recolectar algo para la cena. Ya no había que cavilar más.

Bueno sí, había que decidir que comprar para alimentarse. Visto que no había una iniciativa clara acabé proponiendo un planazo, una intentona de hacer unos burritos. Así que aunamos los materiales necesarios y me puse a ello con arte, con gracia, alegría, estilo, y encima dejando constancia del momento:

El resultado fue exquisito, unos burritos casi dignos de un buen restaurante mexicano, vamos en alguno igual no se comen igual de buenos, es lo que hay. Como que no quedó nada en la sartén, si llega a haber más material pues más que nos hubiésemos zampado. Llegado este punto, casi que veo claro que el día que haga la inauguración oficial de casa puedo hacer una burritada y quedar bien de narices.

Por supuesto, después de tanto estropicio, hubo que dedicarse a limpiar los platos …

Patrick for chef!!

21 diciembre 2007

Europa

Llegó un momento en que me sentía inmerso en el comienzo de la película Europa de Lars Von Trier; en un estado medio hipnótico, a medio camino entre el sueño y la consciencia.

El cliente en el que estoy estaba empecinado en que fuese a hablar a París con una de las personas al mando de un despliegue de Citrix allí; realmente todo lo que fuimos a hacer lo podríamos haber ahorrado leyendo unos powerpoints y llamando a este muchacho por teléfono y hacerle algunas preguntas sobre aquellos temas que no acabásemos de comprender. Pero como que quien paga manda, y si paga mucho pues incluso manda más si es posible, pues para allí que nos dirigimos.

A las 4:15 de la madrugada estaba en la calle, en Sabadell… ni un coche, ni un alma, parecía que estuviese en una ciudad fantasma, sensación incrementada por el atontamiento que supone haber dormido pocas horas. Mi estado de atontamiento lo acusé cuando estábamos en la estación esperando por un tren que nos llevase hasta la estación de Chatelet, en los carteles informativos estaba mirando a ver cuando venía el proximo tren y leí “Supprise”, ¿sorpresa? No puede ser, esto no es la RENFE. Una mirada más de cerca me hizo ver que ponía Supprime, lo cual sonaba algo más lógico.

De camino a Chatelet, no pudimos deleitar con las grandes obras artísticas de ZK, Tige o Aston (el primer artista multipolicromático) con unos trazos increíbles, un transfondo social amplio un un gran tiempo libre para irse a pintar sus obras al lado de la vía donde Sarkozy perdió la zapatilla. Y esto lo vimos nosotros que no tenemos ni idea del tema, a la que los descubra alguien, estos chavales tienen mucho futuro; si hay una próxima lo mismo hasta me llevo la cámara.

Torre EiffelY que chiringuito más bonito que tenían allí montado. Un showroom con un pantallón DeLL de veinte-y-muchas pulgadas, un pequeño aparador con bebidas de gratis, agua de Evian de ¡gratis!, ya solo les faltaba la cafetera de Nespresso. Cuando fuimos a comer un comedor que me quedé anonadado, ¡si hasta era mejor que el de la Navy! Sé que todos aquellos que hayan pasado por el comedor de la Navy me tacharán de loco, de tener fiebre ese día, porque eso no es posible de ninguna de las formas, pero así era. Claro que los precios eran otros: para los empleados 5 Euros por el menú, para los externos ¡toma 14 eurazos por comer! Que a ver, el paté estaba rico de narices, claro que supongo que en Francia si algo esperas comer riquísimo es el paté, pero el resto de cosas tampoco eran nada destacables.

Para decepción, la terminal 1 del aeropuerto Charles de Gaulle, lo peor que he visto nunca. Una estructuración increíblemente liosa, un aspecto digno de un aeropuerto del bloque soviético en sus mejores días y una ausencia considerable de tiendas o cosas entretenidas. Sin ir más lejos, una vez pasabas el control de seguridad, si quieres ir al lavabo tienes que salir del perímetro del control de seguridad, y de regreso volver a pasar el control; lo mismo para ir a tomarte un agua o un refresco. ¡Ni una triste máquina de vending! Lo único que tiene curioso la terminal es el tren lanzadera sin conductor. Mi consejo, evitad en la medida de lo posible la terminal 1 de este aeropuerto, al menos en la salida, en la entrada, casi que tanto da.

Y empezó el cachondeo de los retrasos aéreos, ding dong dang, Vueling informa a los pasajeros del vuelo a Madrid que el vuelo sufrirá un retraso de 15 minutos debido a la llegada tardía del avión. Empieza la depresión. Ding dong dang, Vueling informa … retraso de 1 hora. La lagrimilla comienza a resbalar mejillas abajo. Ding dong dang, Vueling informa … casi mejor me tapo los oídos ¡no lo quiero escuchar! Pues con la tontería llegué al aeropuerto de Madrid más allá de la una, y lo siguiente casi termina con intervención de los antidisturbios.

Al salir de la terminal 4, se te cae el alma a los pies al no ver ningún taxi, te has levantado a las 3:45, has hecho dos vuelos de 2 horas, dos viajes en tren de hora y media, no ves el momento de llegar a una cama y de repente te ves que te tocará de darte un paseazo en metro con varios transbordos. Sin perder la esperanza me pongo a hacer el largo camino hasta el comienzo de la cola para el taxi. Pero mira, la gente espabilada salía de la terminal, y en vez de caminar cogía allí mismo el taxi, con el resultado que los que nos habíamos pegado la pateada hasta allí veíamos pasar los taxis ya ocupados. Hasta que la gente se comenzó a mosquear y se pusieron en medio de la carretera impidiendo el paso a los taxis ocupados, sólo aquellos con la luz verde. Y es que en Madrid siempre me ha de pasar algo.

Y que bonito el metro de Madrid con los trabajadores de la limpieza en huelga y todo el suelo llenos de basura. El miércoles como un campeón llegué temprano al trabajo, cosas del orgullo heredado por parte paterna. Que suerte viajar a París me comenta la chica que estudió en mi universidad (o yo en la suya, no lo acabo de tener claro)… la misma que tengo con la lotería.

11 diciembre 2007

Propaganda

Filed under: Five Miles Out,RealPolitik,Viajando — Patrick Ryan @ 20:32
Tags: , , , , , , , ,

Se estaba presentando la mañana complicada, y nada más comenzarla. Cargado con la mochila y la maleta, dando tumbos para encontrar un taxi; porque meterse por la mañana en el metro de Madrid con mochila y maleta es un faenón de mucho cuidado. Al final después de un amplio paseo (desde Cronos hasta García Noblejas) por fín encontré un taxi.

El paseíto hasta nuevos ministerios ya estaba en marcha, pero surgió con un pequeño inconveniente: la radio, sintonizada con el Guerrero de las Ondas Federico Jimenez Losantos. Soltando perlas sin parar, helter skelter, a diestro y siniestro. Lo que pasa es que algunas ya pasan de sitio y muestran una faceta un tanto oscura de este muchacho.

Andaba particularmente preocupado por las manifestaciones surgidas a tenor de los atentados contra dos Guardias Civiles en Capbreton; concretamente en el hecho de que Mariano Rajoy se unise al presidente Jose Luiz Rodríguez Zapatero en dicha manifestación, por considerarlo un error. Y después no hace más que soltar auténticas barrabasadas.

Que cuando vuelva a ganar el PSOE las elecciones, al día siguiente van a estar con la ETA (como si “la ETA” fuese una persona que traes a casa, o un pariente lejano) e incluso el ministerio de interior presidido por algún etarra. Y lo que me sacó de mis casillas, no sé exactamente como lo dijo, pero vino a decir como que Rajoy aceptó el consejo de Zapatero para asistir a la manifestación, recalcando el error de aceptar consejos de ENEMIGOS.

¿ENEMIGOS? ¿Es así como este señor ve la política? Triste. Tanto uno como otro optan a presidir un cargo público, para dar servicio a todos los ciudadanos. Desafortunadamente la política se ha convertido en un todo-vale y el principal recurso de los políticos no es tanto exponer que geniales ideas tienen para poder asumir sus tareas con la máxima eficiencia sino criticar al adversario todo lo posible; sintiéndose a su vez espoleados por sus seguidores, al más puro estilo Circo Romano.

Lo peor de esta lengua viperina, es que su violencia verbal en parte está legitimizada, no en vano un miembro de Terra Lliure le dispararo un tiro en la rodilla, claro estas cosas te queman de por vida. Otros lumbreras, y es que como decía Sting en el Nothing like the sun: “la historia no nos enseñará nada”; solo faltaría tener a un nuevo mártir, al estilo de lo que un su día fue Jose Antonio Primo de Rivera.

Para otra, igual me es mejor idea colocarme unos auriculares y escuchar lo que me apetezca 🙂

7 diciembre 2007

Especímenes en vuelo

Filed under: Manías,Viajando — Patrick Ryan @ 20:59
Tags: , ,

Al final si algo acabo viendo son los diferentes especímenes que uno se puede encontrar en un avión, cuanto menos en vuelos domésticos, porque los transoceánicos aún no los he probado, y vamos tampoco estoy muy animado a estar tanto tiempo ahí arriba. Lo que uno se encuentra habitualmente:

  • El que llega tarde a la puerta de embarque. Un clásico, hay gente que necesita hacer esperar al resto del mundo. Los hay que lo hacen porque llegan tarde a todos los sitios, y los hay que simplemente primero tienen que acabarse su cafecito de turno.
  • El que se enfada cuando no puede poner su maleta en los compartimentos superiores. Vale que es más cómodo llevarte tu maletita y no tener que esperar que salga por la cinta de recogida de equipaje, pero el espacio que tiene el avión es limitado, si todo el mundo quiere llevar su Samsonite no hay espacio para todos. Los compartimentos están para lo que están, para el equipaje de mano. Personalmente porque no me es posible facturar el portátil, que sino subía al avión sin absolutamente nada encima.
  • El que enciende el móvil nada más aterrizar. Uno que no sabe de estadísticas, la mayor parte de los accidentes de avión ocurren en tierra mientras el avión rueda por las pistas, ya sea una vez que aterriza hasta el lugar del desembarque o desde el lugar de embarque hasta la pista de despegue. Pero los hay que ya ha aterrizado el avión y se ponen a llamar a todo el mundo, igual necesitan demostrar al resto del pasaje lo importantes que son, a saber.
  • El que bloquea el pasillo. Para ocupar su puesto antes tiene que cerrar el paso durante un buen rato a todo el resto.
  • El que comenta la jugada porque ha jugado al Microsoft Flight Simulator, uhmmm, a veces estoy dentro de este grupo, los hay que incluso saben más que el piloto.
  • El que acaricia el fuselaje del avión antes de entrar.
  • El que deja que la maleta se quede dando vueltas y vueltas en las cintas de recogida de equipaje. ¿Como pueden quedar tantas maletas allí solitarias dando vueltas y vueltas?
  • El que se la pasa durmiendo desde que se sienta en la butaca hasta que el avión aterriza, ¡que envidia! la de horas de sueño que recuperaría si fuese capaz de eso.
  • El que le sonríe la suerte y viaja siempre en Bussiness pagando Economy. Que gustazo cuando eres uno de esos afortunados, aunque solo sea en ocasiones.

Amen de otros que ya no recuerdo, o con los que no me he topado 🙂

4 diciembre 2007

7 años en BroadMation

Filed under: Trabajando — Patrick Ryan @ 8:41

Y yo en Madrid con estos pelos. Igual debería celebrarlo/conmemorarlo esta noche …

3 diciembre 2007

La ida bien

En cierta forma algo de atractivo tenía mi vuelta a Madrid, volaba con Spanair, y si algo tiene Spanair son MD-8x, un modelo de avión que me gusta barbaridades. En fin parecía una buena forma de comenzar el viaje. Llego como de costumbre muy prontito al aeropuerto, porque en los mostradores de facturación de Spanair me he encontrado alguna vez colas de aúpa, y lo último que me apetece es perder un vuelo; todo y que honestamente es siempre mejor perder un vuelo de ida, que no uno de regreso.

Al mirar el billete veo que me lo dan en la segunda fila, el primer pensamiento va a desear haber estado solo un día, así vas sin equipaje facturado y sales enseguida del avión y del aeropuerto, pero no era el caso, estoy 3 días en Madrid y he facturado mi maleta medio vacía (y en este caso es una visión optimista, que así pesa menos que si estuviese medio llena). El siguiente pensamiento es más profundo: Spanair tiene Bussiness Class y Economy, si voy tan adelante… jejejeje.

¡Toma!¡Toma!¡Toma! En Bussiness Class, ¡como los señores!. Con el asiento de al lado libre, bueno espacio para las piernas poco más o menos el mismo. Pero desayuno de gratis, con su estuche incluyedo un sandwich de jamón y queso, un croissant, un zumo de naranja y un yoghurt daníssimo de fresa. Y por si no fuese bastante, un rico chocolate a la taza.

No no, pero que eso no ha sido todo. Una de las azafatas que estaba en Bussiness, simplemente preciosa, que forma de alegrar la mañana. Que poniéndose uno exigente, le intentaba encontrar fallos, y ni uno, la mujer perfecta (físicamente hablando, y con toda la objetividad que se puede tener a horas tan tempranas de la mañana). Por eso que al ofrecerme chocolate caliente, no pude decir que no :).

Aaah, lo he visto claro, todos los viajes a Madrid que llevan incorporados el madrugón debería hacerlos en Bussiness, vale, con la misma azafata ya sería la repera, pero tampoco hay que abusar tanto de la confianza. El viaje de vuelta, en economy pues ya va bien, la alegría de regresar a casa ya es suficiente y al regresar por la tarde/noche pues el estómago suele estar servido. Ahora solo falta que el resto de la estancia en Madrid sea igual de bueno.

1 diciembre 2007

Sing’o

Viajar a Madrid siempre acaba por ser una aventura, un algo nuevo que contar, una justificación para cualquier cosa; ¡y un madrugón de cojones! Esta vez me hicieron una encuesta en el aeropuerto de Barcelona; una de las preguntas era cuantos vuelos había cogido en los últimos 12 meses. Totalmente desarmado, así que lance un número al aire ¿30? Igual serían algunos más, o tal vez algunos menos, la cuestión es que en los últimos 12 meses he pasado mis buenas horas en aeropuertos.

Y eso que hubo un tiempo en que sabía exactamente cuantos vuelos había hecho, de forma exacta… hasta que se convirtió en costumbre viajar y llegó un momento que ¡voilà! pasó a ser un número desconocido. En el vuelo de ida me encontré con Deloccio, de mis tiempos en Terrassa, cuando aún estaba en la universidad, casi nada. El caso es que me conoció el a mí “¿eres Johnny?”, ahí el cerebro se tuvo que poner a recuperar información rápido porque hacía ni se sabe que ya no utilizan ese nombre para llamarme. Otro que iba para Madrid y que lleva en su empresa un buen montón de años.

Y en vión vión se me sienta al lado un pakistaní… bueno o igual era de otro lugar, pero tenía así una apariencia que si se lo presento a alguien como pakistaní no iba a ponerse a dudar. El avión haciendo taxi hasta la cabecera de la pista y hombre que se pone a cantar, el vuelo aún se va a poner divertido. Que no es que sea paranoico, pero vamos estas cosas impactan.

Para amenizar el primer día, el comercial de la cuenta nos llevó de comida y allí pidieron lambrusco; sueño, lambrusco y Patrick, una combinación explosiva. Yo estaba por pedirme de postre una copa de Canadian Club, ya que estamos puestos. Pero pasé del tema y contenté con el globo que ya me había generado el lambrusco, intentando concentrarme en lo que me quedaba de trabajo aquella tarde. ¿Y que me lían? Una reunión con los franceses, y en medio de la reunión se lían a hablar en francés, para desternillarse. Ahí intenté poner mi mejor cara de “hablad todo lo que tengáis que hablar, y me hacéis un resumen al final”.

Pero lo mejor; estaba por venir: historias para no dormir, y para no contar.

Blog de WordPress.com.