Wunala Dreaming

13 julio 2008

Afrique

Filed under: Five Miles Out,Trabajando,Viajando — Patrick Ryan @ 17:54
Tags: , , ,

Esta semana me la tocó pasármela trabajando en Marruecos, en la ciudad de Nador. Ante semejante aventura lo único que medio me hacía tilín era viajar en un avión que aún no había utilizado hasta el momento: el bombardier Dash8-q300, un avión canadiense pequeñito y de hélices. Como últimamente casi todos mis vuelos son con Airbus A320, una nota tan diferenciada, hasta hace gracia.

Por lo demás todo en contra, estoy acostumbrado a viajar por Europa, donde más o menos sabes el suelo que pisas, viajas sin pasaporte (con el DNI tienes bastante) y las cosas no son esencialmente muy diferentes a lo que tienes costumbre. En algunos sitios como en Italia el idioma es casi casi calcado.

La primera en la frente, un calor de narices, cerca de 2 horas en la frontera para que me sellasen el pasaporte, bajo un sol de justicia. Ni sobornando a los del control ni sin soborno, a esperar a que se les reestableciese la red, la corriente o a saber qué para poder pasar. Yo estaba por darme la vuelta encaminarme para el aeropuerto y regresar a casa; pero por amor y por una cantidad de dinero fija al mes se hacen cosas que por dinero no se harían. Así que paciencia, sudor, polvo y cuando por fin les funcionó el tinglado pon tu mejor cara para que te sellen el pasaporte y te puedas meter pa’dentro.

Aquí llega la fase del regateo, normalmente al coger un taxi en el destino se le echa una mirada al taxímetro y a apoquinar lo que sea necesario. Allí el tema es primero negociar el precio con el taxista, que si tal que si pascual, que si 5 que si 7. Eso sí, homogéneos, todos los taxis son el mismo modelo … Bueno mentira, todos los taxis “grandes” son el mismo modelo Mercedes 240d (un coche robusto de narices); los taxis pequeños (Petit Taxi) suelen ser Peugeot 205.

Hora de ir a dormir, tenemos dos alternativas, abrir la ventana para que el aire apacigüe un poco el calor o mantenerla cerrada y asarse en su propio jugo. El problema de tenerla abierta es que junto con los dos soplos de aire que vienen de vez en cuanto te tragas el programa electoral del mulá Omar más cercano que se pasa hasta vete a saber que hora soltando su discurso.

Al menos los chicos con los que tuve que trabajar eran buena gente y en todo momento velaron por si necesitaba alguna cosa, me llevaron a comer pollo al horno, que ciertamente estaba bien bueno, y comerlo con las manos añade un grado de agilidad al asunto importante.

Y ya que salía por la frontera, para que me volviesen a sellar el pasaporte el guardia de fronteras me empieza a preguntar que donde he dormido. Oiga pues en la oficina. ¿Y donde está la oficina?. Me encojo de hombros, vas a ver que aún tendré problemas. ¿Pero en que dirección está la oficina?. Ahí en Nador, en una calle; ya me veía yo retenido en la frontera por no saber donde estoy (tanta felicidad por la vida no puede ser bueno). Mira un poco más y beso al policía que ya estaba del lado de Melilla.

Última etapa del viaje: una comida con un comercial que estaba por allí en Melilla, yo estaba más por la labor de acercarme al aeropuerto y comerme allí un bocata, sobretodo porque con la tonteria de la cola en la frontera ya era una hora adelantada y perder un avión no me hace ni pizca de gracia. Me pasé la comida metiendo prisas y cuando llegué al mostrador de facturación me dijeron “aaaahhh, se siente!” que llegaba tarde, que si no se que del peso y el aire y no se que más, y que me quedase a esperar a ver si me podían meter en el avión o no. Al borde de un ataque de nervios, y trazando planes para llegar a la península como fuese y desde allí de alguna forma alcanzar Barcelona, más que nada que el lunes además me toca viajar a Italia y he de pasar por casa y hacer la colada.

Finalmente hubo suerte y conseguí meterme en el vuelo. Otra misión completada con éxito.

Anuncios

1 comentario »

  1. Hay situaciones que se repiten, a pesar del paso de los siglos.

    Así que paciencia, sudor, polvo (…) Otra misión completada con éxito.
    -polvo, sudor (…) el Cid cabalga.

    Comentario por Casanovadelavall — 15 julio 2008 @ 21:46 | Responder


RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: