Wunala Dreaming

22 septiembre 2008

Susceptibilidad

Filed under: Morenas,Social ability,Stormy,Trabajando,Viajando — Patrick Ryan @ 21:28
Tags: , ,

Hay gente terriblemente susceptible y que se pone irascible rápidamente. Mis planes italianos se truncaron un tanto, pasé de tener que estar dos semanas en el superhotel perdido en medio del polígono a dejarme la segunda semana libre, con la salvedad de tener que trabajar el sábado. Unas horas de trabajo por la mañana, el Malpensa Express para el aeropuerto de Milán Malpensa (MXP para los amigos, y el personal de tierra que aún no se lo sabe -sí … hay, hay-), vuelo hacia casa, taxi y si quedan ánimos a salir un poco por la noche.

En esas que el viernes por la mañana recibo un email “Ragazzi, niente migrazione domani …” bla bla bla. Yo como que me iba oliendo que eso venía a significar “chiquillería, que para mañana se abortan todos los planes”. Y debe ser que ya voy pilotando bastante el italiano porque estaba en lo cierto. La confirmación me llegó cuando llegaron todos los italianos a su puesto de trabajo y comenzaron a echar pestes contra la pobrecica Project Manager; que me da la sensación que no se la toma nadie en serio.

Yo estaba un poco flipando con la indignación de la gente. ¡¿Pero de qué se me quejan señores?! Que yo he venido del quinto carajo con la intención de facturar horas a paletadas y no solo no voy a poder hacerlo sino que encima me voy a perder espectáculos como este:

Así que me tocaba de ir a contrareloj para ver si me podían cambiar el Vueling VY5479 de las 19:25 por el VY5041 de las 8:25, cosa que finalmente conseguí. Después me tocó hablar con la nena (la Project Manager), la pobrecica estaba compungida a dos palabras de tener las lágrimas resbalando por la mejilla. Como ver llorar a una mujer es algo que me mata, miré de tranquilizarla con mi mejor cara de ¡ei no pasa nada!, estas cosas pasan y todo esto; tampoco me puse a implicarme mucho más porque la experiencia me dice como puede terminar el tema, y una vez está bien que se pueda pecar de pardillo, pero dos mejor no.

Todo eso para llegar a coger el taxi más caro que he tomado hasta el momento, 135€ de carrera. No está nada mal. Recorrido: San Giuliano Milanese -> Malpensa.

Anuncios

20 septiembre 2008

Thrust shortage

Filed under: Cars,Viajando — Patrick Ryan @ 7:20
Tags: , ,

La inocencia es algo que se mantiene a lo largo de la vida, aunque se supone que en una cantidad de campos cada vez menor. Hay cosas que hasta que no te toca hacer por ti mismo, pues piensas que pueden ir de otra manera. Yo siempre me he considerado un alma cándida, así a bote pronto me acuerdo de algunas revelaciones que me fue dando la vida.

Aunque era muy pequeño aún me acuerdo de cuando me enteré del asunto de los Reyes Magos, estaba comiendo en la cocina con mi padre sentado en mi silla tamaño mini hasta que en un momento determinado salió el tema a la palestra. Recuerdo que me agarré un berrinche de muchísimo cuidado y que no me quedó otra que ir llorando a mi madre, para que me acabase corroborando lo que había. Después de semejante descubrimiento mis pensamientos fueron en la dirección de: “pero, entonces … ¿el ratoncito Pérez?”, por si acaso preferí no preguntar y me quedé con la duda. Por papa noel no hubo mucho problema, por aquel entonces si había comenzado a establecerse por España, al menos en casa aún no teníamos constancia de ello.

Cuando era muy pequeño me encantaban los coches (comencé a caminar para ir a buscar las llaves el coche que mi padre había lanzado) y apenas tenía apetito. Mi falta de apetito redundaba negativamente tanto en mi salud como en la de mi madre. Así que en alguna ocasión debió ser una herramienta de soborno el mundo del motor; hasta tal punto de llegar a calar profundamente en mi subconsciente. Mi convencimiento más absoluto era que para poder obtener el carnet de conducir, todo lo que se tenía que conseguir era tirar de la palanca del freno de mano.

Por algún motivo mis vacaciones en Galicia conseguían abrirme un poco el apetito y durante las semanas que estaba por allí era capaz de comer medianamente normal. La terrinha tiene algo que sin duda alguna no tiene ningún otro lugar en la tierra. Así que algunos años fui con una tía que vivía en Madrid y que nos llevó a muchos de los primos de Sabadell para allí en más de un verano; bien podríamos hacerle entre todos un monumento. En alguna ocasión fui desde Madrid a Galicia, con un Renault Supercinco, y se me antojaba que mi tía igual debería pisar un poco más el acelerador en las subidas, pues el coche descendía dramaticamente de velocidad.

No fue hasta que tuve mi Super Fiestita que me di cuenta que en las subidas los coches no corren. Bueno a no ser que tengas una bestia parda con bastantes caballos debajo del capó, entonces igual correo igual subiendo que bajando. Un pequeño problemilla para los que nos gusta correr, y es que en subidas a veces se hace incluso difícil acercarse a los límites de velocidad establecidos.

Así es que a la vuelta de un viaje iniciático (se me hace difícil encontrarle un adjetivo correcto), la copilota me preguntaba “¿Ahora que subimos como es que no vas tan rápido como cuando vamos cuesta abajo?”. En fin, estando más cerca de los 30 años de de los 20, aún le quedaba inocencia en el mundo del motor 🙂

19 septiembre 2008

¿Y este plato quién lo paga?

Filed under: Money,RealPolitik — Patrick Ryan @ 13:19
Tags: , , , ,

O más bien la vajilla entera.

Las últimas semanas le deben parecer a mucha gente lo más parecido que pudieron imaginarse al apocalipsis. Es como que día sí día no una compañía que parecían tener el oro y el moro (Lehman Brothers, AIG …) de repente se va a pique; y en esas se miran unas a otras intentando dilucidar cual será el siguiente gigante que caerá, porque en estas ocasiones a nadie le gusta mirarse mucho el ombligo.

En cierta forma me da la impresión que estamos en algo que va a marcar un antes y un después en la forma de mover los grandes negocios (bueno, más que grandes, enormes), en el año 1989 del muro de Berlín.

En gran medida lo que pasa es porque la gente o no se conoce o no quiere aplicar el refranero español, particularmente encuentro que han desoido 2 de ellos:

  1. De donde no hay no puedes sacar
  2. La avaricia rompe el saco

El primero es digno de todos los que pusieron en órbita el chanchullo de los subprimes en USA: prestar dinero a gente que (probablemente) no lo puede devolver por su propio peso no tiene sentido; al añadirle el chanchullo de “pero bueno, como la propiedad para la que se hace el préstamo está hipotecada y va a aumentar su valor a un ritmo de escándalo, pues si no les sacamos dinero por los intereses se lo sacamos al ejecutarles la hipoteca”. Vale que el argumento parece mejorar, pero si el precio sube tanto, da a pensar que las próximas comprar utilizarán el mismo método; pero claro si cada vez la compra sube a un mayor importe que no se paga ¿en qué acaba eso? Bueno en que de repente pasas de tener una cantidad de pasta brutal, pero que no existe como tal (que casi es puro humo) a simplemente no tener ese pastón; si por el camino te has gastado parte de ese pastón brutal que apenas era poco más que humo pues resulta que lo que tienes es un pastón que le debes a saber a cuanta gente.

La parte de la avaricia que rompe el saco no la tuvieron en cuenta los que se dedicaron a forrarse a base de bien con la construcción y no tenían forma de controlar su apetito de tal forma que reinvertían sus ganancias en lo mismo. La regla de 3 era su amiga: si invertí 10 y saqué 100, invierto esos 100 y sacaré 1000, invierto los 1.000 y sacaré 10.000…. sumo y sigo y al final me compraré júpiter para poder guardar toda la cantidad de dinero, después marte, neptuno, ¡y que cojones! lo mismo me hace falta una galaxia. ¡Toc toc! ¿y a quién le va a vender todas sus construcciones?

El caso más sonado por aquí tal vez sea el de Martinsa-Fadesa. Aunque será un cabrón de mucho cuidado, casi me cae simpático el gallego (de Galicia) Manuel Jove que le endosó al Martín de Martinsa una compañía al borde de la ruina haciéndole creer que realizaba la compra de su vida; “juju, me voy a hacer construir 7 piscinas olímpicas más” debía pensar Martín. Hasta que se le deshizo el castillo.

Muchos intentaron en ese momento chupar de la teta papá estado. Genial, primero se enriquecen a costa de favorecer que se cree un desaguisado de proporciones enormes. Cuando finalmente el desaguisado muestra los dientes, se ponen a pedirle como las nenas al estado que les compense porque ya no están ganando tanto dinero como antes. Probablemente, en un gran número de casos parte del dinero que ganaron entró por la puerta de atrás así que Hacienda no pudo llevarse su parte del pastel ¿y ahora encima pretendes que te compensen?

De todas formas, en el futuro ya alguien se sacará otro conejo de la chistera y nos volverá a meter por el mismo camino; la especulación con los bienes inmobiliarios no ha sido la primera, hace ya unos años los holandeses hicieron algo parecido con los Tulipanes. Como rezaba Sting en una canción: la historia no nos enseñará nada.

Por cierto, no me cabe duda que el plato (o la vajilla) lo pagaremos como siempre entre todos los que no lo rompimos …

18 septiembre 2008

2 semanas en el medio de la nada

Filed under: Five Miles Out,Trabajando,Viajando — Patrick Ryan @ 7:16
Tags: , ,

No hace mucho comentaba con mi madre que cada vez que voy a Milán pido que me alojen en el mismo hotel. No es que haya encontrado el mejor hotel del mundo, o la mejor zona posible en Milán, nada de eso. Simplemente que su situación me está bien para salir a correr ya que está casi a las afueras de la ciudad con unas aceras anchas así que puedes correr sin molestar ni ser molestado. Por otro lado, ya que me toca venir una cantidad importante de veces, pues no está de más tener así como una mínima sensación de hogar en esta ciudad, tener una rutina de ida y venida del hotel al trabajo semana tras semana, etc.

Esta semana me toca estar dos semanas seguidas en Milán, ya que hay que hacer una intervención en fin de semana. Por supuesto pedí que me alojasen en el hotel de siempre; pero resulta que esta semana hay alguna feria de moda en Milán y todos los hoteles estaban sin disponibilidad de habitaciones. Así pues en un momento determinado parecía que no podría venir estas semanas, hasta que al final me encontraron un hotel.

A la que me pongo a mirar por donde para el hotel se me debió mudar la cara: en medio de un polígono industrial, o lo que es lo mismo en el medio de la nada. Leyendo comentarios en TripAdvisor la cosa casi que iba a peor, efectivamente estaba en medio de un polígono, y además sin ningún tipo de transporte público disponible; o lo que es lo mismo, dejarse un pastón considerable en taxis para ir y venir. Menudo panoramazo.

Con esas grandes expectativas llegué al hotel. Al menos allí vi que si hay una línea de autobus que te deja delante del hotel, aunque pasa algo así como cada media hora en hora punta, los fines de semana mejor que te lleves crema bronceadora para esperar en la parada del bus. De momento he tomado la determinación de utilizar el bus (y después hacer varías líneas de metro) para ir y venir durante la semana y el fin de semana pues ya tiraré de taxi.

Cosa curiosa de esta línea es que en el bus no te pueden vender el billete, así que de momento hoy he ido de gratis en el trayecto de ida, para el de vuelta a ver si en la estación de San Donato consigo comprar tickets o bonos o lo que pueda para estos días, todo un reto para mi italiano macarrónico; porque colarme todos los días de gratis como que me da apuro. Vale que podría hacerlo y si un día pasa un revisor pidiendo los billetes o el bono, poner cara de circunstancias y explicarle (de nuevo en un italiano macarrónico) al revisor que como el primer día le entendí al conductor que no se vendían billetes, pues asumí que eso era una línea de autobuses gratuitos; que oye si tienen un bus lanzadera gratuito entre las terminales del aeropuerto de Malpensa a ver porque no podrían hacer lo mismo con el bus que llega a San Donato.

Otro problemilla del hotel es que no tiene un restaurante en el que poder cenar, y como está en medio de un polígono industrial pues tampoco hay restaurantes cerca; así que más vale que antes de irme para allí me aprovisione con comida para las cenas, sino me va a tocar tirar de pizza (la única opción que te ofrecen en recepción) o pasar más hambre que el perro del afilador (que se comía las chispas). Será cuestión de hacer una raya por cada día que me toca pasar en Milán e irlas tachando conforme los días se vayan consumiendo.

17 septiembre 2008

Licencias

Filed under: RealPolitik,Softie,Tecnologia — Patrick Ryan @ 7:42
Tags: , , ,

Siempre he dicho que las mejores licencias que hay entre los productos de software son aquellos productos que no tienen licencia y en caso de no contar con esa propiedad, las licencias eMule. Hoy se ha puesto de manifiesto esta afirmación al intentar conseguir unas licencias extra para el Platespin. Con uno de los usuarios que tienen, la web dice que nanai, que el usuario y password no son correctos, con otro usuario que tienen, que la información del cliente no es válida. El tiempo se acerca al fin de semana y si no funciona va a tocar hacer el invento del TBO.

El invento del TBO en algunas ocasiones funciona (en otras es tan innovador que no funciona ni de cuasualidad) pero lo normal es que por el camino dé un poco por saco y que tarde bastante más que la solución original. En este caso no está de más eso, ya que como parte del trabajo hay que hacerlo en fin de semana, si se necesita más tiempo pues al final son más horas que se ‘facturan’, que ya que me toca estar alejado de casa en fin de semana, la posibilidad de ver más dinero es prácticamente lo único que anima.

Dónde también tienen un problema majo con las licencias es en Ubuntu , parece ser que la fundación Mozilla obliga a que antes de utilizar Firefox, para proteger su marca, el usuario tenga que leer la cláusula de la licencia. Y tienen armado un lío del carajo. Igual mi visión es un tanto simplista, pero igual una forma fácil de solucionar tanto lío sería que Firefox tuviese como página inicial por defecto la EULA, al menos para la primera vez que se ejecute para un determinado usuario, que le den un toque majo a la página para que sea intrusivo y estaría por decir que todos contentos.

16 septiembre 2008

La conexión Guadiana

Filed under: Hogar — Patrick Ryan @ 7:42
Tags: , ,

Mi conexión de Orange ha pasado a comportarse de una forma errática, ahora se conecta algunas veces, aunque hasta ahora no lo había llegado a ver en funcionamiento. Llegó un momento en que decidí crearme un usuario en DynDNS, y así igual podría hacer pruebas desde Italia si se me cambiaba la dirección IP con la que partí (la que tengo en la conexión de casa de mis padres). Con gran alegría el lunes pasado ví como la IP había cambiado y me respondía a los pings que le lanzaba desde una web muy útil.

Por supuesto puse sobre la pista a mi hermano para que se acercase a comprobarlo, con triste resultado: no funcionaba. El miércoles ya me estaban llamando de Orange comentándome que el tema estaba solucionado, y otra vez el jueves, con la siguiente alegría para mi factura telefónica (desventajas de estar fuera del país, que si te llaman tienes que pagar el Roaming). El sábado tocaba volver a llarmarles para indicarles que no se diesen prisa en cerrarla que aún quedaba tela que cortar.

Y el lunes por la mañana antes de irme para Italia me encuentro las luces en posición, estaba que no me lo creía, así que antes de llamar el taxi para ir para el aeropuerto encendí el portátil para probarlo, y ¡funcionaba!. Llamé al número fijo desde el móvil ¡y funcionaba!. Como el tiempo apremiaba, ahí lo dejé, por si acaso al llegar al aeropuerto volví a llamar, y aquello continuaba funcionando ¡que alegría!. Y que poco duró, a la que llegue a Italia y hacer la llamada de rigor a la familia para anunciar mi llegada a tierras pizzeras, hice la llamada al fijo y me salió el contestador de Orange, ¡mi gozo en un pozo!.

Me imagino que en algún punto tiene que haber un cable de corriente, un imán, un motor o a saber qué que interfiere en la línea telefónica lo suficiente como para dejar que el bicho no se conecte; algo así como un expediente X. Eso es fastidioso porque llegar a detectar el problema tiene pinta de ser complicado de detectar un rato largo. Se aceptan apuestas ¿conseguiré que funcione Internet en mi piso durante este año?

Yo que me estoy viendo en mi papel de ‘pupas’ casi estoy por apostar que en 2008 rien de rien. Que en vez de pagar facturas por tener internet, las voy a acabar pagando por las llamadas al servicio técnico.

14 septiembre 2008

La ropa

Filed under: Hogar,Ropa — Patrick Ryan @ 15:57
Tags: ,

Hay un momento de tu vida en que la ropa es eso que te compras para no ir desnudo por la vida. Simplificándolo mucho, porque para alguna gente es más que eso, es mostrar sus gustos musicales, su pertenencia a una determinada clase, o la apariencia de ello, tanto da.

Y el ciclo de vida de la ropa resulta terriblemente sencillo, te la pones y una vez la has llevado la metes en el cesto de la ropa sucia y al cabo de un tiempo aparece de nuevo en el armario, lavada, planchada, colgada; lista para volver a utilizarse.

Ahora que me he adentrado en el camino de la independencia, a medio camino entre mi Sabadell natal y Milán, resulta que la ropa no sigue ese camino por sí sola. Del cesto de la ropa sucia hay que meterla en la lavadora, además haciéndolo con cuidado de no mezclar ropa. La ropa blanca por un lado, la negra por otro y para finalizar la de colores; igual hay más clasificaciones, pero a mí ya bastante de cabeza me trae eso. Después de que la lavadora hace sus cosas mágicas para lavarte la ropa resulta que hay que sacarla y tenderla para que se sequé, porque ¡de la lavadora sale mojada! (consejo, si además no le haces un centrifugado, te tarda semanas en secarse.

Y cuando se seca, tienes que pelearte con otra herramienta de las fuerzas del mal: la plancha. Aquí es donde yo saco mi manual del perfecto optimista (edicion: “Y ahora ya eres amo de casa”) para mirar de simplificarme la vida. La ropa no se pasa por la plancha para que parezca que ha sido planchada, no, la ropa se pasa por la plancha para que no se vea arrugada, punto.

7 septiembre 2008

Con cara de …

Filed under: De fiesta — Patrick Ryan @ 16:03
Tags:

Hay días que salir de fiesta se convierte en un evento raro, muy raro. Ayer fue uno de esos casos, acabamos en un lugar lleno de chiquillería que parecían venir de una boda (por los trajecitos y modelitos). Curiosamente mi compa (un compañero de los tiempos del instituto, que últimamente el Maverick pues como que no anda mucho por la labor de salir) decía que se sentía como el Sancli, un profesor del instituto, al estar rodeado de tanta muchachada.

Y la habilidad que tengo para que se me acerque la gente más rara es algo que no voy perdiendo según pasa el tiempo. Al poco se me acerca una, que por un lado piensas “mira, esta noche ya hemos triunfado” y por el otro sopesas si ya te merece la pena irla a buscar a la salida de la guardería. Total que se acerca y ni corta ni perezosa me pregunta “¿oye no tendrás un porrillo?” … a ver, pero ¿qué pasa? ¿es que tengo cara de drogata o de camello?. Me hubiese quedado a cuadros de no ser que el hecho de que me pasen cosas raras ya viene siendo habitual.

Para finalizar la fiesta control de alcoholemia, obteniendo el resultado habitual: 0.0.

Blog de WordPress.com.