Wunala Dreaming

19 septiembre 2008

¿Y este plato quién lo paga?

Filed under: Money,RealPolitik — Patrick Ryan @ 13:19
Tags: , , , ,

O más bien la vajilla entera.

Las últimas semanas le deben parecer a mucha gente lo más parecido que pudieron imaginarse al apocalipsis. Es como que día sí día no una compañía que parecían tener el oro y el moro (Lehman Brothers, AIG …) de repente se va a pique; y en esas se miran unas a otras intentando dilucidar cual será el siguiente gigante que caerá, porque en estas ocasiones a nadie le gusta mirarse mucho el ombligo.

En cierta forma me da la impresión que estamos en algo que va a marcar un antes y un después en la forma de mover los grandes negocios (bueno, más que grandes, enormes), en el año 1989 del muro de Berlín.

En gran medida lo que pasa es porque la gente o no se conoce o no quiere aplicar el refranero español, particularmente encuentro que han desoido 2 de ellos:

  1. De donde no hay no puedes sacar
  2. La avaricia rompe el saco

El primero es digno de todos los que pusieron en órbita el chanchullo de los subprimes en USA: prestar dinero a gente que (probablemente) no lo puede devolver por su propio peso no tiene sentido; al añadirle el chanchullo de “pero bueno, como la propiedad para la que se hace el préstamo está hipotecada y va a aumentar su valor a un ritmo de escándalo, pues si no les sacamos dinero por los intereses se lo sacamos al ejecutarles la hipoteca”. Vale que el argumento parece mejorar, pero si el precio sube tanto, da a pensar que las próximas comprar utilizarán el mismo método; pero claro si cada vez la compra sube a un mayor importe que no se paga ¿en qué acaba eso? Bueno en que de repente pasas de tener una cantidad de pasta brutal, pero que no existe como tal (que casi es puro humo) a simplemente no tener ese pastón; si por el camino te has gastado parte de ese pastón brutal que apenas era poco más que humo pues resulta que lo que tienes es un pastón que le debes a saber a cuanta gente.

La parte de la avaricia que rompe el saco no la tuvieron en cuenta los que se dedicaron a forrarse a base de bien con la construcción y no tenían forma de controlar su apetito de tal forma que reinvertían sus ganancias en lo mismo. La regla de 3 era su amiga: si invertí 10 y saqué 100, invierto esos 100 y sacaré 1000, invierto los 1.000 y sacaré 10.000…. sumo y sigo y al final me compraré júpiter para poder guardar toda la cantidad de dinero, después marte, neptuno, ¡y que cojones! lo mismo me hace falta una galaxia. ¡Toc toc! ¿y a quién le va a vender todas sus construcciones?

El caso más sonado por aquí tal vez sea el de Martinsa-Fadesa. Aunque será un cabrón de mucho cuidado, casi me cae simpático el gallego (de Galicia) Manuel Jove que le endosó al Martín de Martinsa una compañía al borde de la ruina haciéndole creer que realizaba la compra de su vida; “juju, me voy a hacer construir 7 piscinas olímpicas más” debía pensar Martín. Hasta que se le deshizo el castillo.

Muchos intentaron en ese momento chupar de la teta papá estado. Genial, primero se enriquecen a costa de favorecer que se cree un desaguisado de proporciones enormes. Cuando finalmente el desaguisado muestra los dientes, se ponen a pedirle como las nenas al estado que les compense porque ya no están ganando tanto dinero como antes. Probablemente, en un gran número de casos parte del dinero que ganaron entró por la puerta de atrás así que Hacienda no pudo llevarse su parte del pastel ¿y ahora encima pretendes que te compensen?

De todas formas, en el futuro ya alguien se sacará otro conejo de la chistera y nos volverá a meter por el mismo camino; la especulación con los bienes inmobiliarios no ha sido la primera, hace ya unos años los holandeses hicieron algo parecido con los Tulipanes. Como rezaba Sting en una canción: la historia no nos enseñará nada.

Por cierto, no me cabe duda que el plato (o la vajilla) lo pagaremos como siempre entre todos los que no lo rompimos …

Anuncios

Dejar un comentario »

Aún no hay comentarios.

RSS feed for comments on this post. TrackBack URI

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: