Wunala Dreaming

4 diciembre 2008

8 años no son nada

Filed under: Trabajando — Patrick Ryan @ 8:19
Tags: , ,

Y eso es lo que cumplo hoy en BroadMation ¡8 años!. Yo voy dando ideas, a ver si para los 10 años la cosa se conmemora con un iPod 🙂

En fin, y lo que digo cada año por estas fechas, si he estado aquí 8 años, no veo motivo para no estar 8 más …

¡Felicidades! (supongo …)

Anuncios

13 julio 2008

Desenfrenado

Filed under: De fiesta — Patrick Ryan @ 18:46
Tags: , , ,

Lo prometido es deuda … le dije al ruso que no había problema, que si me filmaba haciendo el ganso, yo lo colgaba en YouTube, con un poco de suerte al final del vídeo se puede ver a SMS chupando cámara.

6 julio 2008

15 años no son nada …

Filed under: De fiesta — Patrick Ryan @ 10:27
Tags: , ,

El viernes se celebraba uno de los eventos más esperados desde hace tiempo: la fiesta del 15 aniversario de BroadMation; de los cuales llevo allí la mitad, días arriba días abajo. Al comenzar el evento te das cuenta de la cantidad considerable de gente que conoces, incluso de cuantos desconoces. Durante un rato me dediqué a ir dando vueltas para saludar a la gente, sincronizarte un poco de como te va la vida laboral o no laboral, y venga a dar otra vuelta que seguro que alguien nuevo habría entrado.

Al cabo de un rato me vino el de compras diciéndome que si salía al “escenario” para ayudarle a presentar el concurso; bueno yo que de por mí ya soy showman y con 3 Heineken a mis espaldas, ahí que fui. Vamos que no solo ayudé sino que acabé presentando y dando el espectáculo; ya a partir de ahí que se iba incorporando gente “de la calle” a la fiesta; y ya que se animaba el tema pues andaba subido por todos los tablaos que encontraba. Alguno dijo que lo grababa en vídeo y yo me comprometí a subirlo al YouTube.

Pero la gente tiene poco aguante, y cuando cerraban la discoteca, ya cerca de las 6 sólo quedábamos 4 machotes allí demostrando nuestro aguante: el pistolero, el abuelito, el director de la oficina y yo mismo 🙂

Claro, después se me ocurrió salir el sábado y casi no tenía energía ni para moverme, je je.

1 mayo 2008

Arrivederci Milano

Filed under: Leisure — Patrick Ryan @ 10:13
Tags: , , , ,

Esta semana también ha tocado hacer diversos viajes. En concreto me tocó visitar Milán lunes y martes para después estar el resto de la semana por Madrid. Nada que ver Milán con París, por la parte del idioma, allí llegué en plan triunfal hablando italiano con la gente para pedir el billete en el Malpensa Express hasta el centro de Milán a la finita estazionne, más que nada porque no me había quedado con el nombre: Cadorna. Ahora ya lo tengo pilotado y seguro que va a ser mucho más fácil.

Además fue salir de la estación de Cadorna para encontrarme en el cliente, pero vamos como que la estación da a la misma calle, eso es eficiencia, desafortunadamente el hotel estaba donde Rossi pinchó una vez la moto, entre eso y que Milán parece que no tenga una calle recta; pues toma carrera molona con el Taxi. El segundo día re ya iba con las maletas para volver a Madrid, fui con un taxista como con el que no había ido nunca, todo el rato llamando por teléfono, igual le salieron más caras las llamadas que el importe de la carrera, demasié.

En cuanto al idioma, ni comparación con el francés, cuando los franceses se liaban a hablar entre ellos no les pillaba ni media palabra, en cambio a los italianos (al menos a los del norte, y Milán bien al norte que está) cuanto menos sabes que palabras están diciendo, igual lo que no acabas de comprender es el significado, pero al menos algo vas capitando.

Milán en parte se me pareció como una especie de Amsterdam pero sin canales, callecitas retorcidas, tranvias (donde además las vías de los tranvías pueden ser aprovechadas por los taxistas); aunque los tranvías de color naranja y con aspecto de ser del año del catapúm no me terminaron de convencer mucho; igual la semana que viene que me toca pasarle entera por allí me meta dentro de alguno 🙂

Y después de dos días acabé pasando por 4 aeropuertos, Barcelona, Malpensa, Linate y Barajas, no está mal.

Welcome to Rimini 😀

19 abril 2008

Lost in translation

Filed under: Trabajando,Viajando — Patrick Ryan @ 18:58
Tags: , , ,

Ala, pues ya estoy en París. He retomado la vuelta al trabajo con energía: el lunes volaba de buena mañana para París cuando me encuentro la primera sorpresa en el mostrador de Spanair: “lo siento, pero es que no me sale en el vuelo de las 7:30”, así que comienza la movida de ir a preguntar al mostrador de ventas de Spanair a ver si te localizan y tampoco hubo suerte. Como ya comenzaba a ponerme un poco nervioso intenté localizar un terminal de internet en el aeropuerto, no dí con ninguno y opté por llamar a MSMan, con la voz con la que me saludó ya ví que aún no estaba por la navy y por tanto no me podría ayudar a mirar el correo electrónico para consultar el código del localizador. Siguiente llamada a Nobita que ya estaba trabajando, pero estaba fuera de su puesto de trabajo así que mejor le llamaba en un rato.

En la espera para volver a llamar a Nobita, me llama Dom comentándome que él también tenía problemas con el billete y al final vimos donde estaba el problema: nos habían reservado los billetes al revés, el lunes para ir de Madrid a Barcelona, y el viernes para ir de Barcelona a Madrid; ¡menuda contrariedad!.

Llamar a uno y a otro, lo mismo algo menos de un €uro, hacer un cambio en los billetes de Spanair 188 €, la experiencia no tiene precio.

Y a todas que cuando llego a Madrid comienza el nuevo jaleo: cambio de planes y me tengo que ir corriendo para París. Venga a ponerte en contacto con unos y con otros para conseguir los bookings de vuelos y hotel. Pregunta a este, llama al otro, espera que regrese la chica que se encarga de hacer estas compras, y la hora del vuelo que se iba acercando. Además me pongo a buscar información sobre París, comienzo a leer acerca de los taxis y una alegría que no te cuento. Poco menos que te decía que los taxistas de París capaces son de tirarte del Taxi en marcha si no les gusta tu cara. Finalmente emprendí la marcha con el vuelo de ida reservado y sin tener datos del hotel; menos mal que en el aeropuerto de Madrid pude consultar el correo en un terminal de Internet y ver la reserva, sino me hubiese tenido que buscar la vida al llegar a París.

Cosa buena: el hotel me quedaba a escasos 15 minutos andando del trabajo, y además tenía una pequeña cocina con su nevera, que así por poquito dinero pasaba los días en París. Como tenía localizado un Auchan (Alcampo, en Francia) cerquita, pues ya tenía resuelto el tema de la comida; además me gusta cuando estoy fuera meterme en un supermercado, para ver que hay.

Cosas que me impactaron fue que cobrasen 3 céntimos por darte una bolsa; sé que DIA también lo hace en España (al menos en algunos supermercados, igual no es en todos). Además hay colas prioritarias para embarazadas y personas de movilidad reducida. Y es que estaba yo haciendo ya cola un rato cuando se me acerca una mujer para ponerse delante diciéndome algo que no entendí en francés y enseñándome unos plátanos y una botella de limpiasuelos (o algo que se le parecía) cuando veo que detrás va el marido con el carro pues no sabía que cara poner. ¿Tanta cara de pardillo tengo? Hasta que al mirar arriba vi lo del cartel de preferencia, mira la prudencia tiene sus momentos de recompensa.

Y es que en París no tenía careto de guiri, porque se me acercaron varias personas a preguntarme la hora, donde estaba el metro, o como ir a no sé donde, pero claro mi francés no da para mucho más que decir “Je ne pas parlé francé, vouz parlé anglé?”, y aún así algo hablé con el taxista en francés… por cierto, lo que había leído de la rudez de los taxistas parisinos, una chufla, cuanto menos el que me tocó a mí era un tipo simpaticote.

Y a partir de ahora, me toca aprendere parlare italiano que la semana que viene toca Milán, y dentro de poco retomar el holandés, que en Bruselas me han comentado que se habla flamenco (y que en principio debería ser lo mismo que el holandés…)

Eso sí, el viaje un poquito en balde porque lo que nos dieron para hacer una instalación de PlateSpin no tenía caballos suficientes para moverlo todo…

4 febrero 2008

Celeste

Es el color del cielo, y de la bandera argentina. ¿Pero tendrá algo que ver Celeste con Celestino? En mi caso todo da a indicar que así es.

La comidilla de mi última visita por la Navy era que estaba trabajando ahora con un exgeneral del sitio (el amigo Dom) en Madrid, como compañero en BroadMation. La gente no sabía si cachondearse de mí o darme el pésame, así que cada uno expresó sus preferencias el día que estuve. Y no tuve ocasión de contarle las batallitas que van saliendo. Porque además trabajamos ni más ni menos que para el maestro de Nicolas Sarkozy, el terror de las nenas.

Mejor no me centro demasiado en el maestro de Sarkozy, porque ese hombre es un filón como para dedicarle un blog entero.

Y en medio de estas, que Dom ha decidido que me tiene que hacer de Celestino. “A este chico tenemos que mirar de colocarlo” le comentaba Dom el otro día al maestro de Sarkozy. Y ahí anda, entrando al trapo pero hasta límites insospechados, vamos que directamente me las intenta meter en la cama como quien dice. Y por ahí fue publicando, tanto a una chica de Letonia muy maja que tenemos en BroadMation como a una morena salada que hay en el cliente, que estaba en un piso de soltero.

Igual no sería mala idea que me lo llevase de fiesta los sábado por la noche y que me haga de representante, mucho no se puede perder.

22 enero 2008

Beware of dog

Filed under: Trabajando,Viajando — Patrick Ryan @ 22:16
Tags: , , ,

¡Muerde!

Esta vez el piso de Broadmation estaba hasta los topes y tenía que elegir entre dormir en el comedor o compartir habitación con Dom. Hombre 7×24 de Dom igual es un poco exagerado, así que escogí el comedor. Obviamente, aprovechando mi posición influyente dentro del comité pillé un berrinche de cuidado y me quejé. Y acabé en el comedor.

Claro lo siguiente era preparar la infraestructura necesaria para que no me fuesen a despertar, y puse un cartel a la entrada del comedor:

Beware of Dog

Increíble el arte que tengo haciendo manualidades 😀

29 diciembre 2007

Alterando el universo

Filed under: Rubias,Trabajando — Patrick Ryan @ 13:05
Tags: , , , , ,

Estaba yo liado con mis proyectos Madrileños y por fin pude poner las últimas piedras en uno acerca de Harry Potter (cada compañía se gasta el dinero en lo que le apetece), así que puse en copia a todo el mundo afectado por el tema. Momentos después tenía una reunión con Walker a quién también le comenté el tema pese a estar también incluido en el correo (supongo que hay gente que lo mismo recibe demasiados) diciéndole también toda la gente incluida en el mismo, hasta que llegué a la chica que estudió en mi universidad (o yo en la de ella, que aún no está el punto aclarado).

-Pues no, la chica que estudió en tu universidad ya no va a venir más, en su lugar voy a poner a tu amigo Dominique.

Vaya hombre, pues menudo cambio. Bonitas faldas y pendientes a juego con la chaqueta por el amigo Dom. Y entiéndase que cuando digo bonitas, no quiero decir cortas; que hay gente que me confunde los conceptos. ¿Y que haces cuando ves que has cambiado el orden del universo? Pues intentas volver a hacer un cambio que deje las cosas diferentes pero bien, solo que vete a saber que podría implicar cada cambio …

23 diciembre 2007

Burritada en Madrid

Filed under: Cuisine,Trabajando,Viajando,VideoLog — Patrick Ryan @ 13:41
Tags: , , , , ,

Yo había hecho mis planes, y lo que tienen mis planes, que no acaban de salir. Así que estaba tirado en el sofá del piso de BroadMation sopesando las posibilidades de adonde ir a alimentarme aquella noche. Eso sí, sopesando tranquilamente, que tampoco era cuestión de atabalarse demasiado. En esas que me llama mi exjefe que también estaba por Madrid, que estaba delante la puerta del Caprabo, si bajaba a recolectar algo para la cena. Ya no había que cavilar más.

Bueno sí, había que decidir que comprar para alimentarse. Visto que no había una iniciativa clara acabé proponiendo un planazo, una intentona de hacer unos burritos. Así que aunamos los materiales necesarios y me puse a ello con arte, con gracia, alegría, estilo, y encima dejando constancia del momento:

El resultado fue exquisito, unos burritos casi dignos de un buen restaurante mexicano, vamos en alguno igual no se comen igual de buenos, es lo que hay. Como que no quedó nada en la sartén, si llega a haber más material pues más que nos hubiésemos zampado. Llegado este punto, casi que veo claro que el día que haga la inauguración oficial de casa puedo hacer una burritada y quedar bien de narices.

Por supuesto, después de tanto estropicio, hubo que dedicarse a limpiar los platos …

Patrick for chef!!

21 diciembre 2007

Europa

Llegó un momento en que me sentía inmerso en el comienzo de la película Europa de Lars Von Trier; en un estado medio hipnótico, a medio camino entre el sueño y la consciencia.

El cliente en el que estoy estaba empecinado en que fuese a hablar a París con una de las personas al mando de un despliegue de Citrix allí; realmente todo lo que fuimos a hacer lo podríamos haber ahorrado leyendo unos powerpoints y llamando a este muchacho por teléfono y hacerle algunas preguntas sobre aquellos temas que no acabásemos de comprender. Pero como que quien paga manda, y si paga mucho pues incluso manda más si es posible, pues para allí que nos dirigimos.

A las 4:15 de la madrugada estaba en la calle, en Sabadell… ni un coche, ni un alma, parecía que estuviese en una ciudad fantasma, sensación incrementada por el atontamiento que supone haber dormido pocas horas. Mi estado de atontamiento lo acusé cuando estábamos en la estación esperando por un tren que nos llevase hasta la estación de Chatelet, en los carteles informativos estaba mirando a ver cuando venía el proximo tren y leí “Supprise”, ¿sorpresa? No puede ser, esto no es la RENFE. Una mirada más de cerca me hizo ver que ponía Supprime, lo cual sonaba algo más lógico.

De camino a Chatelet, no pudimos deleitar con las grandes obras artísticas de ZK, Tige o Aston (el primer artista multipolicromático) con unos trazos increíbles, un transfondo social amplio un un gran tiempo libre para irse a pintar sus obras al lado de la vía donde Sarkozy perdió la zapatilla. Y esto lo vimos nosotros que no tenemos ni idea del tema, a la que los descubra alguien, estos chavales tienen mucho futuro; si hay una próxima lo mismo hasta me llevo la cámara.

Torre EiffelY que chiringuito más bonito que tenían allí montado. Un showroom con un pantallón DeLL de veinte-y-muchas pulgadas, un pequeño aparador con bebidas de gratis, agua de Evian de ¡gratis!, ya solo les faltaba la cafetera de Nespresso. Cuando fuimos a comer un comedor que me quedé anonadado, ¡si hasta era mejor que el de la Navy! Sé que todos aquellos que hayan pasado por el comedor de la Navy me tacharán de loco, de tener fiebre ese día, porque eso no es posible de ninguna de las formas, pero así era. Claro que los precios eran otros: para los empleados 5 Euros por el menú, para los externos ¡toma 14 eurazos por comer! Que a ver, el paté estaba rico de narices, claro que supongo que en Francia si algo esperas comer riquísimo es el paté, pero el resto de cosas tampoco eran nada destacables.

Para decepción, la terminal 1 del aeropuerto Charles de Gaulle, lo peor que he visto nunca. Una estructuración increíblemente liosa, un aspecto digno de un aeropuerto del bloque soviético en sus mejores días y una ausencia considerable de tiendas o cosas entretenidas. Sin ir más lejos, una vez pasabas el control de seguridad, si quieres ir al lavabo tienes que salir del perímetro del control de seguridad, y de regreso volver a pasar el control; lo mismo para ir a tomarte un agua o un refresco. ¡Ni una triste máquina de vending! Lo único que tiene curioso la terminal es el tren lanzadera sin conductor. Mi consejo, evitad en la medida de lo posible la terminal 1 de este aeropuerto, al menos en la salida, en la entrada, casi que tanto da.

Y empezó el cachondeo de los retrasos aéreos, ding dong dang, Vueling informa a los pasajeros del vuelo a Madrid que el vuelo sufrirá un retraso de 15 minutos debido a la llegada tardía del avión. Empieza la depresión. Ding dong dang, Vueling informa … retraso de 1 hora. La lagrimilla comienza a resbalar mejillas abajo. Ding dong dang, Vueling informa … casi mejor me tapo los oídos ¡no lo quiero escuchar! Pues con la tontería llegué al aeropuerto de Madrid más allá de la una, y lo siguiente casi termina con intervención de los antidisturbios.

Al salir de la terminal 4, se te cae el alma a los pies al no ver ningún taxi, te has levantado a las 3:45, has hecho dos vuelos de 2 horas, dos viajes en tren de hora y media, no ves el momento de llegar a una cama y de repente te ves que te tocará de darte un paseazo en metro con varios transbordos. Sin perder la esperanza me pongo a hacer el largo camino hasta el comienzo de la cola para el taxi. Pero mira, la gente espabilada salía de la terminal, y en vez de caminar cogía allí mismo el taxi, con el resultado que los que nos habíamos pegado la pateada hasta allí veíamos pasar los taxis ya ocupados. Hasta que la gente se comenzó a mosquear y se pusieron en medio de la carretera impidiendo el paso a los taxis ocupados, sólo aquellos con la luz verde. Y es que en Madrid siempre me ha de pasar algo.

Y que bonito el metro de Madrid con los trabajadores de la limpieza en huelga y todo el suelo llenos de basura. El miércoles como un campeón llegué temprano al trabajo, cosas del orgullo heredado por parte paterna. Que suerte viajar a París me comenta la chica que estudió en mi universidad (o yo en la suya, no lo acabo de tener claro)… la misma que tengo con la lotería.

3 diciembre 2007

La ida bien

En cierta forma algo de atractivo tenía mi vuelta a Madrid, volaba con Spanair, y si algo tiene Spanair son MD-8x, un modelo de avión que me gusta barbaridades. En fin parecía una buena forma de comenzar el viaje. Llego como de costumbre muy prontito al aeropuerto, porque en los mostradores de facturación de Spanair me he encontrado alguna vez colas de aúpa, y lo último que me apetece es perder un vuelo; todo y que honestamente es siempre mejor perder un vuelo de ida, que no uno de regreso.

Al mirar el billete veo que me lo dan en la segunda fila, el primer pensamiento va a desear haber estado solo un día, así vas sin equipaje facturado y sales enseguida del avión y del aeropuerto, pero no era el caso, estoy 3 días en Madrid y he facturado mi maleta medio vacía (y en este caso es una visión optimista, que así pesa menos que si estuviese medio llena). El siguiente pensamiento es más profundo: Spanair tiene Bussiness Class y Economy, si voy tan adelante… jejejeje.

¡Toma!¡Toma!¡Toma! En Bussiness Class, ¡como los señores!. Con el asiento de al lado libre, bueno espacio para las piernas poco más o menos el mismo. Pero desayuno de gratis, con su estuche incluyedo un sandwich de jamón y queso, un croissant, un zumo de naranja y un yoghurt daníssimo de fresa. Y por si no fuese bastante, un rico chocolate a la taza.

No no, pero que eso no ha sido todo. Una de las azafatas que estaba en Bussiness, simplemente preciosa, que forma de alegrar la mañana. Que poniéndose uno exigente, le intentaba encontrar fallos, y ni uno, la mujer perfecta (físicamente hablando, y con toda la objetividad que se puede tener a horas tan tempranas de la mañana). Por eso que al ofrecerme chocolate caliente, no pude decir que no :).

Aaah, lo he visto claro, todos los viajes a Madrid que llevan incorporados el madrugón debería hacerlos en Bussiness, vale, con la misma azafata ya sería la repera, pero tampoco hay que abusar tanto de la confianza. El viaje de vuelta, en economy pues ya va bien, la alegría de regresar a casa ya es suficiente y al regresar por la tarde/noche pues el estómago suele estar servido. Ahora solo falta que el resto de la estancia en Madrid sea igual de bueno.

1 diciembre 2007

Sing’o

Viajar a Madrid siempre acaba por ser una aventura, un algo nuevo que contar, una justificación para cualquier cosa; ¡y un madrugón de cojones! Esta vez me hicieron una encuesta en el aeropuerto de Barcelona; una de las preguntas era cuantos vuelos había cogido en los últimos 12 meses. Totalmente desarmado, así que lance un número al aire ¿30? Igual serían algunos más, o tal vez algunos menos, la cuestión es que en los últimos 12 meses he pasado mis buenas horas en aeropuertos.

Y eso que hubo un tiempo en que sabía exactamente cuantos vuelos había hecho, de forma exacta… hasta que se convirtió en costumbre viajar y llegó un momento que ¡voilà! pasó a ser un número desconocido. En el vuelo de ida me encontré con Deloccio, de mis tiempos en Terrassa, cuando aún estaba en la universidad, casi nada. El caso es que me conoció el a mí “¿eres Johnny?”, ahí el cerebro se tuvo que poner a recuperar información rápido porque hacía ni se sabe que ya no utilizan ese nombre para llamarme. Otro que iba para Madrid y que lleva en su empresa un buen montón de años.

Y en vión vión se me sienta al lado un pakistaní… bueno o igual era de otro lugar, pero tenía así una apariencia que si se lo presento a alguien como pakistaní no iba a ponerse a dudar. El avión haciendo taxi hasta la cabecera de la pista y hombre que se pone a cantar, el vuelo aún se va a poner divertido. Que no es que sea paranoico, pero vamos estas cosas impactan.

Para amenizar el primer día, el comercial de la cuenta nos llevó de comida y allí pidieron lambrusco; sueño, lambrusco y Patrick, una combinación explosiva. Yo estaba por pedirme de postre una copa de Canadian Club, ya que estamos puestos. Pero pasé del tema y contenté con el globo que ya me había generado el lambrusco, intentando concentrarme en lo que me quedaba de trabajo aquella tarde. ¿Y que me lían? Una reunión con los franceses, y en medio de la reunión se lían a hablar en francés, para desternillarse. Ahí intenté poner mi mejor cara de “hablad todo lo que tengáis que hablar, y me hacéis un resumen al final”.

Pero lo mejor; estaba por venir: historias para no dormir, y para no contar.

26 noviembre 2007

Buen presagio

Filed under: Cars,Manías — Patrick Ryan @ 7:00
Tags: , , ,

No tenía pensado comprar lotería de BroadMation, ni en Madrid ni en Barcelona, hasta que MSMan me pidió si le podía traer un décimo de Madrid. Así que me tocó rebuscar en mi correo para ver donde estaba la administración que tenía la lotería de la capital.

FerrariCalle Emilio Ferrari, ¡¡Ferrari!! eso tiene que ser poco menos que una señal. Lo que ya no sé como cuadrar es el número de la calle, el 27. Pero vamos para eso tenemos en la casa a un ferrarista que sabe como quedó una bala roja en cualquier prueba del mundial de F1 desde que compiten.

Sí vale, que se me puede ir la pinza cuando hablo de Ferrari, textualmente “es rojo, es pasión, es rabía … es Ferrari”; supongo que es algo que escapa a mi propia comprensión, el caso es que no es un coche, es un mito que sé que probablemente no tenga nunca entre manos. Así que no encuentro mejor calle Madrid en la que adquirir un décimo de lotería. Solo que espero que la lógica de no llegar a conducir nunca un Ferrari, no me vaya a confundir la lógica de que no me toque la lotería.

¿Alguien quiere un décimo rosso?

4 octubre 2007

Tetris sin piezas

Filed under: Tecnologia,Trabajando — Patrick Ryan @ 21:41
Tags: , , ,

Mira que no me gusta stressarme, porque forzosamente tiene que ser malo para la salud, pero la semana viene con invitación a ello. Con Maverick estamos inmersos en una competición para conseguir el premio al tontito del año, y en los últimos tiempos, me estaba cogiendo una ventaja considerable y atiborrándose de una cantidad de puntos muy respetable. Pero no se lo iba a poner fácil, no.

TetrisMi regreso a BroadMation fue triunfal, me encalomaron un pollo que nadie más quería, ser antiguo en el lugar no vale para librarse de esto, ¿que se le va a hacer? De tanto en cuanto cuando llega algún jerifalte nuevo se apunta unas ideas de lo más rumbosas, con las que tenemos que cargar después los de siempre, pero no pasa nada, que nos va la acción. Pero esta vez la acción es hasta dificil de realizarse a cabo. Nos metemos por la senda del suicidio a virtualizar de cualquier manera en un DataCenter de Madrid, que además por razones que por un lado no alcanzo a comprender y por otro lado nadie me explica, tiene que ser por cojones en Madrid.

Obviamente yo he pedido formalmente que ya que se van a llevar a un montón de mis retoñitos tan lejos de mi presencia, que vayan cargándole el muerto de continuar mirando por ellos a otro. Pero no.

El lunes comencé a ganar puntos, me tuve que ir a sacar el pasaporte y en vez de hacerlo en el pueblo y llegar a las 1000 al trabajo, como ha de ser, me fuí a una comisaría cercana a Broadmation y aún llegue antes que alguna gente. Ese mismo día en la navy, se le fundieron los plomos al servidor de Oracle que gestiona las nóminas… una pesadilla. Porque claro, explícale a gente que tiene a su disposición armas contundentes que lo sientes mucho y que no pudiste recuperar el sistema y por tanto no van a cobrar. El tema es que tú no lo has perdido, pero te vas a llevar la de tu vida. Nada, una jornada alargada hasta las 3:30 de la madrugada, y al día siguiente el primero en la oficina, triste puntualidad británica.

Pues nada con la movida del DataCenter en ciernes y toda la gente con prisas, me ponen a traducir un documento del catalán al castellano, llamándome cada 45 minutos para preguntar cuanto quedaba. ¡Llamándome a mí! Esto es poco menos que acoso laboral, que yo soy antisocial y no me gusta hablar con la gente, y por teléfono menos.

Pero ahí no termina todo, hace unas semanas estuve de cena BroadMationera, a dos compis ya les advertí que los iba a traicionar por la espalda y de la forma más vil en esa cena. Resulta que BroadMation abre oficinas en Marruecos, y estabamos con el cachondeíto de quien iria, yo les dije, “nanos, antes de decir buenas noches les voy a decir a Mitsubishi y la chica de los ojos verdes, que os morís de ganas de ir a Marruecos”; ostras pero me sabe mal traicionar así a la gente. Así que cuando la nueva jefa me pregunta el otro día “oyes, Patrick, y no te haría ilusión venirte a Marruecos”, esgrimí la excusa que siempre he tenido para no salir de la UE: ‘no tengo pasaporte’.

-Pero puedes ir el lunes a hacértelo y te lo tienen enseguida.

En ventaMal, entonces pasé a la estrategia 2, exigí disponer de guardaespaldas y coche blindado. Oye, yo temo por mi propia seguridad, la página del MAE ya te dice que te vayas con ojo. Y como católico (descarriado si quieres, pero católico a fin y al cabo) pisar territorio que no sea católico o protestante (que vienen a ser como unos católicos malos) me da un palo que no te explico. Como mi discurso era negativo un rato largo, el tema del pasaporte se zanjó de forma diferente:

-El lunes no vas a BroadMation, te vas a la comisaria y te sacas el pasaporte.

Como diría un gran amigo mio: “es lo que hay”. Así que cada vez que hablo con la mujer le comento mis ganas nulas de salir de la UE; y mientras pues me vuelvo a poner en el mercado laboral, señores estoy en venta, soy caro pero resultón 😀

Mientras seguiré jugando al tetris.

3 octubre 2007

Ogro

Filed under: Social ability — Patrick Ryan @ 19:25
Tags: , ,

Ya se lo había comentado a Maverick hace tiempo, y esta semana lo vuelvo a comprobar. Cada vez que salía de viaje por ahí tenía la costumbre de comprar algunos bombones o dulces cuanto menos curiosos y dejarlos en la mesa de la oficina para aquel que los quisiera comer. Soy de los que opina que no está de más tener una atención para con los demás.

Ogro ShrekPues resulta que cuando estoy por la oficina, debo tener una fama de ogro terrible porque no hay Dios que se acerque a pillar un triste bombón o lo que fuese que hubiese traído.

Yo creo que debe ser que infundo temor a la gente, fama de arisco siempre he tenido, y no nos engañemos tampoco me esfuerzo demasiado para ponerle remedio, ni tengo la intención, si a eso vamos.

Pero a la que desaparezco varios días de la oficina: los bombones van desapareciendo.

Blog de WordPress.com.