Wunala Dreaming

29 septiembre 2007

Querer es poder

Filed under: De fiesta,Money — Patrick Ryan @ 11:12
Tags: , , , , ,

Andaba liado buscando un regalo para la hija de un amigo que nos hace 2 añazos el sábado. La idea era comprarle como regalo un peluche de cada miembro de la familia Simpson. Y no veas lo complicado que está conseguirlos, el Homer más o menos es conseguible, pero el resto está más complejo. Y mucho.

Homer SimpsonDespués de utilizar la mañana para recoger el DNI renovado, mirar en el corte inglés, Alcampo y Toys ‘R us; veia el tema bastante complicado, así que decidir por la tarde acercarme al Baricentro (un centro comercial en Barberà de Vallès con múltiples tiendas y un Carrefour). Antes de irme le pregunté a mi hermano si se quería venir; y me empezó a indagar acerca de las posibilidades de ser financiado para la compra del Halo3; y cuando pide financiación no se trata de un préstamo (al 0% de interés, claro) sino de dar el dinero y punto.

Pues bien le dije en que consistían sus posibilidades: básicamente en que nos encontrásemos por el suelo un billete de 50 o 100 €uros y entonces obtendría su preciado juego, en el caso de ser un billete de 50 aún me tocaría de poner algo, pero bueno, lo daría por válido. Pues nada se me puso de morros y me hizo tener que insistirle en preguntarle si venía o no, para al final acabar quedándose en casa. Si no hay recompensa no hay esfuerzo.

Ni en el Baricentro ni en el propio Carrefour hubo mucha suerte, así que acabé saliendo del Carrefour con un pack de fanta verdia, dos cervezas Miller, dos Bacardi Breezer de lima y un Granini. Y cuando iba caminando hacia la salida, me topo en en suelo con un billete de 50€ y uno de 20€, ¡70 €uros! ¡70 Euros tirados a la salida de un Carrefour! Y hubo uno que por cabezón se quedó sin Halo3.

Moraleja: siempre hay una oportunidad, si no la persigues …

28 septiembre 2007

Iooooo

Filed under: Muzzik — Patrick Ryan @ 20:03
Tags: , , ,

Qué grande ir de concierto de un grupo que te ha gustado de siempre. Y por fin ayer actuaron The Police en Barcelona. Dado que se separaron como a mediados de los 80, obviamente no había tenido oportunidad de escucharlos. Y ojo que al final no fue todo tan fácil.

Primero a buscar a un amigo que venía al aeropuerto, y ojo la primera vez y sin que sirva de precedente que un vuelo llega antes de la hora prevista, hasta tal punto que pese haber llegado puntual a recogerlo es ya estaba fuera. Como hasta la hora del concierto quedaba un buen rato optamos por ir al cine a ver alguna película: Death proof, bastante entretenida, aunque verla en versión original fue un poco demasiado …

Y al salir del cine, a recoger al afortunado propietario de la última entrada que me quedaba, que la verdad es que me lo podía haber currado en su día y comprarme del tirón las 6 que te permitían por tarjeta de crédito, porque fijo que me las hubiese sacado de encima. Cuanto menos una para el hijo de uno del trabajo, otro para (atentos que es complejo) el marido de una amiga de la mujer del que se vino, el tipo se ve que trabaja como chef en un barco, y precisamente estaba atracado en Barcelona. Y la otra para algún otro despistado, seguro. El caso es que una vez recogido el afortunado dueño de la 3ª entrada, el faenón que tuvimos para encontrar un taxi fue inenarrable, hasta tal punto que se nos acabó acoplando una chica que también iba al concierto.

Sobre una hora y media para ir desde Gala Placidia hasta el Estadi Olímpic, teeeela. Y es que resulta que en Montjüich además del concierto de The Police había un espectáculo de fuentes y luces, desde luego al lumbreras que se le ocurrió mezclarlo le puede dar un premio.

El concierto estuvo bien, gente a despiporre. Pero esta gente no son de aquellos grupos que en concierto ganan precisamente. Por ejemplo, hay algunas canciones de Robbie Williams que las escuchas en su versión en estudio y son considerablemente insulsas, en cambio las escuchas en algunos conciertos (Knebworth) y es algo brutal, simplemente. En este caso encontré que las canciones en directo eran flojas comparadas con las versiones en estudio. De todas formas, ver en directo a Police ya era todo un privilegio… bueno verlos en los monitores, porque de ellos a lo lejos veía las baquetas del batería moverse y no mucho más 😉

Y de regalo, en el viaje en taxi de vuelta, el código de los taxistas para con los Guardias Urbanos: 04. Cada día se aprende algo nuevo.

24 septiembre 2007

El señor de los plátanos

Filed under: Estudiando — Patrick Ryan @ 7:54
Tags: , ,

En la universidad estuve viviendo al margen de la gente un rato largo. Prácticamente vivíamos pertrechados espalda contra espalda mi colega de prácticas y yo; y de hecho años después de terminar la universidad es con la única persona que mantengo contacto, incluso de la que se alguna cosa.

Nosotros teníamos en común que nuestros padres tienen un negocio, una panadería en su caso, y un bar en el mío; esto nos daba una perspectiva de la vida muy diferente de la mayoría de gente que nos rodeaba, que eran un poco, como diría yo … un poco daddy’s gonna pay for your crash car. Así que no nos hablábamos con nadie, y nadie nos hablaba, ningún problema.

Bueno, a mí alguna gente si me hablaba, cuando se acercaba la entrega de las prácticas :). Aparte de nuestras prácticas me tocó hacer unas cuantas de más. Mi colega a veces me recriminaba que ayudase especialmente a una pareja de chicas, argumentando que les estaba haciendo un favor sin recibir nada a cambio. Total, que la gente podría tildarnos de gente rara.

Al rico plátanoPero nada más lejos de la realidad, los había peores que nosotros. Fue durante la entrega de una práctica, el profesor (cuyo mote prefiero no revelar) en medio de la evaluación de la práctica entregada nos hizo vivir un momento de estos sublimes donde los haya.

De repente el hombre se queda parado, y hace como que otea el horizonte (con todo lo complicado que es eso en una habitación cerrada), y para acabarnos de sacar de nuestro asombro pregunta:

-¿Habéis comido plátano?

¿Mande? ¡¡La currada que nos debimos meter entre pecho y espalda con la práctica y el tipo se nos pone a preguntar si hemos comido plátano!! De lo por sorpresa que nos cayó el tema creo que ni llegamos a responder absolutamente nada. Pero el hombre decidió superarse a sí mismo, hizo el gesto de llevarse el dedo a la nariz y concluyó:

– ¡Es que yo los huelo!

Apaga y vámonos. A partir de aquel día, aquel profesor perdió su anterior mote, y paso a ser conocido como el señor de los plátanos. Y nosotros a sentirnos menos bichos raros.

23 septiembre 2007

Amo y señor de mi tiempo

Filed under: Cuisine,Manías — Patrick Ryan @ 19:28
Tags: , , , ,

En determinadas ocasiones tengo la habilidad de comportarme como un reloj. Este viernes fue uno de esos momentos memorables. Tenía que ir a cenar con uno de los jefes de BroadMation y su gestora de operaciones. Hora de encuentro: 21h, lugar: el restaurante Bocoi, un sitio medio perdido en Barcelona, en una calle de estas en las que circula alguna moto y gracias.

Por los pelos perdí un tren en Sabadell, así que llegué con retraso sobre un planning previsto. Así que al llegar a Plaza Catalunya, tira que te vas a buscar Via Laietana, dirección al sur (siendo más exactos al sureste) al trote ligero, y teniendo por toda referencia la calle Jaume I. Llego allí, giro a la derecha y me meto en la callejuela que en principio tenía el restaurante. Por fin me planto delante del restaurante. Saco el móvil del bolsillo: 21:00.

¡¡Absolut o’clock!!

19 septiembre 2007

Caramelito way

Filed under: Cuidarse,Five Miles Out — Patrick Ryan @ 22:20

Trabajar en el bar de tus padres es una tragedia como cualquier otra, aunque hay que mirar de extraerle el lado positivo. Entre otras la de gente curiosa con la que te encuentras, un bar es un ecosistema, especialmente rica en fauna extraña. De entre todos los personajes, casi es para destacar al Caramelito, alguien con un nombre tan pintoresco, no puede ser menos que un personaje terriblemente pintoresco.

Con mi hermano lo he comentado alguna vez, invertimos en una videocámara digital, unos cuantos lanzamientos al YouTube y creamos todo un auténtico monstruo mediático, aunque solo sea por unos días. Un filón el tipo, un filón. Tanto que creo que algún día tendré que hablar sobre él, se merece una ristra de entradas.

CaramelioPero no, caramelito way es otra cosa, es otra filosofía de vida. Ahora que escucho el Return to innocence de los Enigma, me recuerda el vídeo de los Boeing en campos de entrenamiento, y su intro de “no siempre uno se encuentra con vientos tranquilos, pero ¿que hacer en esas situaciones?”. Lo mismo me preguntaba yo esta semana al volver a nadar por las mañanas antes de ir al trabajo; sí, estoy de nuevo en BroadMation. ¿Cómo hago en la piscina para saber cuando es hora de haber abandonado si tengo el reloj en el mecánico?

En bici o haciendo footing es fácil, en la bici llevo un ciclocomputador, que vale, como soy un tanto perraco aún lo tengo con la hora de antes del último cambio horario, pero sumar o restar una hora está facilito, prueba superada. Haciendo footing, solo tendría que llevar un móvil encima. Pero ¿y en la piscina?. Que sí, que sí, que hay un reloj que muestra la hora, pero:

Monóculoa) verlo desde la pisicina tiene su complicación

b) 5 dioptrías en cada ojo no hacen precisamente milagros.

Aunque ojo, ser miope en la piscina tiene otra serie de ventajas, que son ahora un tanto complejas de tratar. Pero las tiene. Con todas hace poco me compré unas gafas presuntamente graduadas para nadar, pero solo venía un monóculo, y aún me tendré que comprar otro.

Pues el truco está en utilizar un caramelo Halls (de miel y limón), por una parte previene que se te seque la garganta nadando (que ojo, ya tiene su qué que en medio de tanta agua sientas la garganta seca); pero por otro tengo calculado que el tiempo que tengo que estar en la piscina es aproximadamente el que tarda el caramelo en disolverse, como un reloj, oiga.

When your clock is away, follow the caramelito way 😉

16 septiembre 2007

Sinoclock

Filed under: Manías — Patrick Ryan @ 11:33

Como preludio a la depresión postvacacional, que en mi caso además también es prepostvacacional mi reloj decidió unirse al bajo estado anímico dejando de funcionar, pilas ko. Todo eso lo hizo mientras estaba nadando, al consultar cuanto rato llevaba nadando vi que el cronómetro dejó de ir, después fue la aguja del secundero y finalmente el reloj entero.

Con lo bien que me lo paso con el reloj. Si me aburro lo miro cada poco tiempo, por supuesto sin enterarme de la hora que es, mira, me distrae. Y es que como es un pequeño mazacote de acero pesa lo suyo y su presencia se nota, voy sin el y me siento … como desnudo, nada un motivo más para comenzar el curso sin ganas.

Y lo que realmente me molesta del reloj: cada vez que le tengo que cambiar las pilas me lo tienen fuera de circulación como cerca de un mes, una agonia de mes que se hace eterno. Hay gente que se sorprende, pero es que solo me quito el reloj para pasar por los controles de seguridad del aeropuerto, ni para dormir, ducharme; nada de nada. A fin de cuentas es el único adorno que llevo encima, todo y que igual me animo y me vuelvo a poner el trébol.

Tic tac tic tac …

11 septiembre 2007

Peepee

Filed under: De fiesta,Manías — Patrick Ryan @ 21:19

Cada uno tiene sus costumbres, y yo acostumbro a lavarme las manos cada vez que voy al lavabo, para mí es de lo más rutinario … en contra de los teoremas de Torrente. Vale, en los casos que voy con las manos sucias (después de estar haciendo cosas divertidas, o no tan divertidas, a saber) me las lavo antes de manipular material peligroso y por supuesto después.

Y mira, sin embargo al salir de fiesta me encuentro (y aquí por motivos obvios solo puedo juzgar el lado masculino) con mucha gente que no tiene esa costumbre, hacen lo suyo y se vuelven para la dance floor tal cual. Y entre la comunidad de las chicas ¿qué tal esa costumbre de lavarse las manos después de utilizar el lavabo?

Meódromo

Eso me recuerda a un chiste malo de informáticos en el que aparecen gente de Microsoft, Intel y linux. El de Microsoft en el lavabo gasta la tira y media de papel para secarse las manos, argumentando que las cosas, hay que hacerla bien. Los de Intel apenas utilizan un cuadradito minúsculo de papel para secarse las manos, tienen una gran capacidad de optimización. Pero los de linux no utilizan papel “Nosotros no nos salpicamos al mear” …

10 septiembre 2007

El rompe pantalones

Filed under: Five Miles Out,Leisure,Stormy,Viajando — Patrick Ryan @ 19:36

Me gané un mote a pulso al llegar a Galicia. Mira por donde una de las primeras cosas que me dio por hacer fue subirme a la cabaña del árbol. No tiene historia esa cabaña… Se trata de un viejo castaño enorme, y cuando digo enorme quiero decir enorme; como que serían necesarias al menos 3 personas para abrazar completamente el árbol, y aún así estarían bien pegadas al tronco. Y es así desde a saber hace cuanto tiempo, de hecho, todos mis tios lo recuerdan tal y como está a día de hoy.

Además tiene una grácil forma, ya que a una altura de un poquito menos de 2 metros (así a ojo de buen cubero) es posible subirse de una forma tal que parece a posta un pequeño refugio. Y con lo que a mí me gusta trepar a los sitios como un mono, estaba cantado que no iba a dejar mis 4 días de visita a la Galiza sin subirme a ese venerable castaño.

Bueno, subir es cosa hecha, pero siempre que subo a los sitios, pareceseme olvidar que tengo vértigo, y que lo sufro a base de bien cuando tengo que bajar de algún sitio, y obviamente, no lo fue menos esta vez. Aunque de peque igual alguna vez debí de saltar desde arriba a lo bravo, ahora mismo no estaba entre mis opciones recomendables, romperme una pierna o luxarme un tobillo me apetecían lo mínimo y tal vez algo menos. Así que el primer intento terminó rasgando bien mis preciosos tejanos; prestando en la Galiza su último servicio 😦

Nada, que obviamente me cambié y me puse otros pantalones, y al finalizar la noche el botón saltó por los aires: el rompepantalones nacía.

Y gran pena que me dieron los tejanos, tenían ya unos cuantos años, pero es que se vinieron conmigo de viaje, creo que a casi todos los sitios por los que me he presentado en los últimos años. Con ellos puestos he vivido momentos muy buenos (quizá los mejores) y algunos que otros malos, pero estos tampoco es necesario sacarlos a la palestra. Para quitarme la pena de encima, me acabe comprando otros este fin de semana, que no son tejanos, que no son iguales, pero con los que no estaría volver a vivir algunos momentos mágicos, y tener que volver a despedirlos con salvas de honor 🙂

7 septiembre 2007

International garbage

Filed under: Imagen,Manías,Viajando — Patrick Ryan @ 23:27

GarbageEs curioso las cosas que uno se puede llegar a encontrar por ahí. Esta semana me tocó ir toda la semana a Tarragona, un meneo interesante de kilometros para el fiestita.

Como más o menos tenía las pilas cargadas después de vacaciones, no me resultó demasiado difícil levantarme a las 5:30 y llegar temprano a Tarragona y al cliente, lo cual viene bien para dar un repasito rápido a la actualidad internetera antes de ponerse a trabajar. También así llegaba a tiempo a un aparcamiento al aire libre, ahorrándome así de pagar el párking (que por más que después lo pase como gastos, pues no está de más no tener que ir poniendo dinero por anticipado).

Y nada más salir del coche, algo llamó mi atención, entre la mucha basura tirada que por allí había esa lata de praprykarz szczecinski (que a saber que diantres debe ser eso). Tiene toda la pinta de ser un alimento polaco, pero ¿que leches hace en un aparcamiento público de Tarragona?

¡Vamos! como si no tuviésemos suficiente con la basura autóctona …

3 septiembre 2007

Todo el mundo estaba allí

Filed under: De fiesta,Paternidad — Patrick Ryan @ 7:13

Debe ser la depresión prepostvacacional, la cena copiosa en casa de nuestro colega, o la apuesta de Maverick, que azuzó mis sentidos y acabé viendo gente de más en la Carpa de Sant Cugat. Apostarse una cena con Maverick es peliagudo, al menos en mi caso, porque o acostumbro a perder la apuesta o a terminar pagando, como en la cena del padrino.

Pero esta vez como que se le ha ido la mano con la apuesta. Ni más ni menos, que de aquí a un año estoy casado y con hijo o hija. ¡Nano, no me des estos sustos! Lo peor es que incluso me dio el nombre de mi mujer. Y ahí si que se pasó dos pueblos y alguna capital de provincia quizá. Más que nada, el nombre es de una que se nos acopló porque pensó que le íbamos a hacer siempre de taxista y pagarles las copas (cuanto menos es la impresión que nos dio), y como que no.

Y allí en la carpa nos encontramos a todo el mundo, al DJ Bianchi, a la chica del vestido retro, la mujer de las mil cabezas (con vestidito negro y el pelo moreno y rizado) y nosecuanta gente más, igual hasta estaba la fiestera, vamos pero fijo.

Pero se acabó la fiesta, y ahora toca regresar a Tarragona unos días, a ver al amigo Titeuf. Camino de Tarragona los vaqueros van, pero nosotros nos vamos y no volveremos maaaás …

2 septiembre 2007

Blue dragoooon

Filed under: Estudiando,Paternidad,Trabajando — Patrick Ryan @ 14:26

Todo tiene un precio, hasta intentar que tu hermano continúe estudiando. Y es que es jodido ser adolescente, las opciones que se te presentan en la vida están aún muy … ¿desenfocadas? ¿difusas? ¿poco claras? A saber, el caso es que se vive en una época en que bien bien no se sabe lo que se quiere, y en la que (en la mayor parte de casos) lo último que se quiere hacer es ponerse a estudiar; la opción de que te mantengan los papis (o poder ir gorreando a un hermano mayor) se hace tremendamente más atractiva que tener que pelearse con los libros.

EstudiandoY es que con deicitantos años cuesta ver las ventajas de estudiar frente a estar haciendo el perro todo el día y disfrutar de la vida, exige el tema una dosis importante de fe, se hace difícil pensar en un futuro que te importa sólo hasta cierto punto, desde luego tus preocupaciones son bien diferentes a las que puedes tener cuando terminas de estudiar (cuando optas por seguir haciéndolo).

Es fastidioso pero así es la vida, es emocionante la hora de la cosecha, pero no siempre es fácil vislumbrar ese momento en las tareas de plantación. Por tanto no está de más cuando tú si has vivido ambos momentos intentar guiar a otros por el camino que piensas más oportuno.

Vamos, y a mí no me cabe duda que actualmente la mejor opción es continuar estudiando, bien sea bachillerato + universidad (porque el bachillerato sólo lo veo como un tanto inútil) o formación profesional. El caso es tener una buena preparación para tener más opciones en el mercado laboral (vale, vale, lo dice alguien que solo ha conseguido 3 trabajos).

Por ejemplo se puede estudiar informática, que los informáticos (o derivados) semos lo más, tenemos un sueldo de infarto, un coche de agárrate y no te menees, no damos palo al agua y las chicas más guapas caen postradas a nuestros pies (o chicos dependiendo de la preferencia sexual de cada cual). Bueno ese es el panorama que veíamos mi colega y yo al comenzar en la universidad, al final la realidad difiere un poco de la imagen idílica que nos formaron (o nos formamos, que nuestra imaginación daba para mucho).

Y a finales del curso pasado no veia a mi hermano muy dispuesto a continuar estudiando, solo quería ponerse en forma y autopreparse para unas oposiciones a MdE. Uno que ya tiene sus días se sabe el truco, estas cosas los primeros días se pillan con muchas ganas y después se van dejando, o bien al ver tanto tiempo por delante se va dejando para más adelante, hasta el momento que ya es demasiado tarde. Así que lo incentivé con un videojuego en caso de apuntarse a FP o Bachillerato, y las deudas, claro, hay que pagarlas.

Blue dragoooonY como el juego no lo encontramos por los alrededores, pues toma viaje ni más ni menos que a Barcelona, que poquitas ganas :(. Me da un palo tremendo ir a Barcelona, muy grande y enorme. Además con visita al Corte Ingles de Diagonal, el parking un agobio de mucho cuidado, como unos 15 minutos dando vueltas para encontrar aparcamiento, y como allí no lo encontramos, tira para la Illa Diagonal a visitar la FNAC.

Ala, otro sitio de pocos buenos recuerdos, con un parking en el que nunca he conseguido salir por donde quería, pero esta vez hubo suerte, encontramos el juego (Blue Dragon), unos comics que hace tiempo que viene buscando (Naruto nosequemás) y al salir encontré una salida más o menos decente, que me llevaba hacía Entença con Diagonal, y de allí para casa fácil.

Una vez más, las fuerzas del bien triunfan sobre las del mal. Patrick 1 – Barcelona 0 😉

1 septiembre 2007

Antes y después

Filed under: Imagen — Patrick Ryan @ 11:12

No, no se trata de una dieta milagrosa para el adelgazamiento, no no no. Es simplemente el resultado de pasar por el cirujano del pelo.

Antes y después

Y es que por más que intenté domesticar un poco el pelo, a la vista está que fracasé estrepitosamente en la misión, así que corté por lo sano y le dije adiós a las lanas por unos días, hasta que vuelvan a crecer. El sueño de dejar los pelos largos habrá que dejarlo para otra reencarnación …

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.